Del Cronista Oficial

La plaza del Ayuntamiento de Fuencaliente de La Palma

Como sucede en todos pueblos y ciudades, la plaza es el punto neurálgico de la vida social de Fuencaliente de La Palma. Lugar de encuentro, de fiestas y grandes celebraciones, ocupa el solar del antiguo cementerio hasta su clausura en 1925 y tuvo el piso de tierra y la traza de una tarima que sería rematada en la década de los años sesenta y posteriormente demolida. Desde sus inicios ha tenido acceso por las calles que la limitan y durante años cubría parte de un depósito de agua potable, que después fue transformado en local de exposición y venta de artesanía.

En el solar contiguo se edificó la sede del actual Ayuntamiento, que es el tercer edificio consistorial en la historia del municipio. Desde mediados de la década de los años cuarenta del siglo XX, en tiempos del alcalde Gumersindo Curbelo Yanes, existía el interés de la corporación por disponer de un edificio “modesto, pero decente”, pues, como consta en los libros de actas, “varias veces habíamos pasado la vergüenza, ante algunos visitantes, de tener que efectuar nuestras entrevistas y cambios de impresiones en la propia calle, o de pie en la sala estrecha y desamueblada, que teníamos alquilada”.

El 24 de marzo de 1944, la Comisión Gestora del Ayuntamiento acordó encargar el proyecto de la nueva casa consistorial al arquitecto Tomás Machado y Méndez Fernández de Lugo. La cosecha de ese año había sido mala y el pleno se dirigió al subsecretario del Trabajo, Esteban Pérez González, exponiéndole la situación y solicitándole ayuda económica para mitigar el paro, indicándole como obra prioritaria la construcción de la Casa Ayuntamiento.

Pérez González, que también era presidente de la Junta Interministerial de Obras, contestó el 3 de agosto del citado año enviando una aportación de 100.000 pesetas. Las obras dieron comienzo el 29 de octubre y finalizaron el 18 de julio de 1945 y su inauguración oficial, en tiempos del alcalde Emilio Quintana Sánchez, se celebró el 12 de agosto del citado año. El presupuesto de la obra, con solar incluido, ascendió a 125.438,60 pesetas. El edificio, de planta cuadrada, consta de alcaldía, sala de sesiones, secretaría, oficinas generales, juzgado de paz, archivos y servicios higiénicos.

Foto: archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

La calle tinerfeña del general Gutiérrez, a finales del siglo XIX

Siguiente artículo

Flota de la CAVN: “Caroní” (1975-1979)