Acontecer marítimoDestacado

La piratería impone su ley en el golfo de Guinea

El golfo de Guinea sigue siendo la zona más peligrosa del mundo para los buques mercantes a causa de la piratería, según datos del informe más reciente sobre piratería y ataques a mano armada de la Oficina Marítima Internacional (IMB). A lo largo del primer semestre de 2019 se registraron 77 incidentes en todo el mundo, lo que supone un importante descenso respecto a los 107 contabilizados en el mismo período de 2018.

Según el centro de denuncias de piratería de IMB, hubo 57 abordajes, tres buques secuestrados, nueve sufrieron disparos y se registraron nueve intentos de ataques. El golfo de Guinea sumó un total de 33 incidentes, lo que supone un 43% de los ataques de piratería y robo a mano armada en todo el mundo en el primer semestre.

En lo que va del año los piratas mataron a un tripulante, tomaron como rehenes a 38 y secuestraron a otros 37 para obtener un rescate. De estos 75 marinos, 62 fueron capturados en el golfo de Guinea frente a las costas de Nigeria, Guinea Ecuatorial, Togo, Benin o Camerún. Es decir, el 73% de todos los secuestros en el mar y el 92% de las tomas de rehenes tuvieron lugar en dichas aguas.

Todos los secuestros de buques, dos quimiqueros y un remolcador, que luego fue utilizado en otro ataque, tuvieron lugar en el golfo de Guinea. En la liberación de dos de estos buques tuvo un papel fundamental el patrullero “Serviola” de la Armada española destacado en la zona.

Por el contrario, no se ha producido ningún incidente en aguas de Somalia durante el primer semestre de 2019, pero los piratas siguen teniendo la capacidad de atacar. Es necesario que se mantenga la presencia de las fuerzas de la EUNAVFOR en la zona e insistir en que los buques que naveguen por aguas somalíes deben mantener alta la guardia y aplicar las recomendaciones de seguridad más recientes BMP5.

En Malasia y el sudeste asiático diez tripulantes fueron secuestrados en dos barcos de pesca en el Este de Sabah en junio. De estos, nueve ya han sido liberados. En Indonesia, el aumento de la cooperación y el intercambio de información entre la Policía Marítima de Indonesia y el Centro de Informes de Piratería del IMB ha permitido la actuación de patrullas regulares en áreas de alto riesgo y la disminución de los ataques. Los 11 incidentes notificados en dichas aguas son la cifra más baja en un segundo semestre desde 2009, cuando se registraron tres incidentes. Asimismo, los ataques en América del Sur se están recrudeciendo, con un total de 19 incidentes durante el primer semestre de 2019.

Foto: Mohamed Dajir / AFP

Anterior artículo

Espectacular tromba marina en el puerto de Bastia

Siguiente artículo

La niebla recibe al “Juan Sebastián de Elcano” en Cádiz