El mundo de la aviación

La palmera de Luis Guil en la aproximación a Los Rodeos

El aviador Luis Guil Valverde, histórico comandante de Iberia, cosechó fama de buen piloto y de su ingenio y habilidad profesional se cuentan muchas anécdotas. Entre ellas, y ante la ausencia de los modernos sistemas de orientación y aproximación que existen en la actualidad (VOR e ILS), Luis Guil tenía localizada una palmera en la fase de aproximación al aeropuerto de Los Rodeos, que le permitía aterrizar en los días de niebla, cuando la llanura quedaba bajo mínimos.

La historia es verídica. “La palmera –escribe Olga Darias en el periódico “La Tarde”se convirtió en la guía, el faro, la amiga, la torre, la observadora, la testigo única de aquellos primeros aterrizajes. Con su esbelta silueta coronada por unas melenudas palmas, daba, a ojo de buen cubero, una fácil señal de situación, que permitía entrar con cierta seguridad y sin complicaciones mayores, en una perfecta maniobra de toma de tierra”.

Foto: archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

Costa Crociere rinde homenaje a la grandeza de Florencia

Siguiente artículo

China prohíbe las importaciones de carbón australiano