DestacadoUniverso de Volcanes

La nueva boca expulsa cenizas, gases y piroclastos, de momento

Una nueva boca eruptiva abierta ayer tarde al sureste del cono principal, de momento expulsa cenizas y piroclastos, pero no vomita lava, informa Involcan. Como la colada del norte permanece estacionada y las dos que amenazan a La Laguna tienden a confluir en una sola y la previsión es que puedan llegar al mar, de momento no se prevé que sean necesarias nuevas evacuaciones.

La comunidad científica insiste en que se trata de un episodio normal en este tipo de erupciones y que o bien puede dejar de emitir piroclastos, humo, gases y cenizas o convertirse en otro punto caliente, aunque hay que esperar a ver qué cambios de producen. Ello no tranquiliza a los vecinos de la zona de la recta de Las Manchas y temen por sus casas y el cementerio, que sigue indemne, aunque la lluvia de cenizas impresiona y ha llegado a toda la isla.

Primitivo Jerónimo Pérez recuerda que cuando la erupción del volcán de San Juan (1949), la lava salió por la fisura del Llano del Banco, que vomitó sobre Las Manchas, y solo el último día, cuando ésta se agotó, salió lava muy líquida del cráter de Hoyo Negro y cayó por el barranco de La Jurada, en Mazo, aunque no llegó al mar.

“Tengo confianza en que no eche lava”, dije Primitivo Jerónimo refiriéndose a la nueva boca. “La lava es gandula, no sube si puede salir más abajo. La esperanza es lo último que se pierde”.

El volcán, visto desde la recta de Las Manchas
El volcán, en una imagen del pasado jueves 14 de octubre

Fotos: Facundo Cabrera y Primitivo Jerónimo Pérez

Anterior

La Armada ayuda al control sísmico del volcán de La Palma

Siguiente

Las coladas de lava ganan altura pero el frente apenas avanza