Acontecer marítimoDestacado

“La mirada al mar de un ayer cercano”, libro de Juan Cárdenas

Juan Cárdenas Soriano (Badajoz, 1949), jefe de máquinas de la Marina Mercante, acaba de publicar en Amazon su libro titulado “La mirada al mar de un ayer cercano. Relatos y vivencias en Compañía Trasatlántica”. El volumen, de 400 páginas y tapa blanda, ya está disponible en lengua castellana en la red comercial de la citada distribuidora.

El nuevo libro, prologado y coordinado por Juan Carlos Díaz Lorenzo, compila más de sesenta artículos publicados en la página web puentedemando.com entre 2018 y 2020 y contiene más de un centenar de fotografías de los barcos donde navegó Juan Cárdenas Soriano, sobre todo de Compañía Trasatlántica, más sus prácticas de vapor en el buque “Antonio de Satrústegui” y de los puertos y ciudades conocidas durante su etapa embarcado. Se incluyen, asimismo, fotos de personas relacionadas con su ámbito profesional y familiar.

Los tres últimos artículos del nuevo libro se refieren a su etapa en Sea-Land y Maersk en la terminal de Algeciras, en la que trabajó en la jefatura de Mantenimiento y formación profesional hasta su jubilación.

Las vivencias y muchas anécdotas que Juan Cárdenas Soriano recoge en su libro están cargadas de emotividad, profesionalidad y precisión y son el reflejo de la etapa previa a la decadencia de la Marina Mercante española, que tiene como protagonista a Compañía Trasatlántica, tanto en la fase última controlada por la familia originaria de Comillas como los años en que perteneció al INI. 

La maquetación y diseño de la portada del nuevo libro corresponde al diseñador tinerfeño Iván Marrero López, que ha realizado un excelente trabajo.

Foto: cedida

Anterior

Trasmed ordena que no quede carga sobre el muelle

Siguiente

Carga de 90.000 toneladas de hormigón en Punta Langosteira

5 Comentarios

  1. Avelino
    13 mayo, 2022 at 11:01 pm — Responder

    Lo siento, pero dudo que D. Juan Cárdenas hubiera podido hacer sus prácticas de vapor en el buque Antonio de Satrustegui de la Compañía Trasatlántica pues era un buque de motores, en términos marinos.
    Por aquellas fechas, en aquella «santa casa» sólo se podían hacer las prácticas de vapor en el Begoña o el Montserrat, que eran de turbinas de vapor
    Quien suscribe las hizo en el Montserrat y fue 2° oficial de máquinas en el Begoña entre los años 1.968 y 1.969. imagino que fue un error de transcripción.
    Saludos.

    • José Carlos Oliver Marugán
      11 noviembre, 2022 at 7:13 am — Responder

      La reseña de Juan Carlos Lorenzo se refiere al buque Antonio de Satrústegui, de la naviera Vasco Asturiana, con propulsión de máquina alternativa de triple expansión y tres calderas fumitubulares de llama retorno. Este buque, el segundo con ese nombre en la compañía fue construido en Wallace shipyard, North Vancouver, Canada. en el 1919.

  2. Juan Cardenas Soriano
    15 mayo, 2022 at 9:37 pm — Responder

    Avelino, en ningún momento se dice en en el libro, que yo hubiese hecho las prácticas de motor en el buque «Antonio de Satrústegui «de Compañía Trasatántica,entre otras cosas porque en la citada compañía ,nunca existió un buque con este nombre. si lees el libro creo que puedes aclarar tu confusión…
    Un saludo y espero te entretenga su lectura.

  3. 20 agosto, 2022 at 8:00 pm — Responder

    Sí, Juan, disculpame, confundí el Satrustegui con el Antonio de Satrustegui. Un error casi imperdonable. Trataré de leer el libro en cuanto termine mis exámenes de ciencias políticas en la UNED en septiembre, por haber suspendido dos asignaturas en junio, ya que mis horas de aburrimiento de jubilación las dedico a estudiar.
    Sé que me entretendra la lectura.
    Un cordial saludo.

  4. José Carlos Oliver Marugán
    11 noviembre, 2022 at 7:26 am — Responder

    El escritor ha querido compartir un conjunto de gratos y entretenidos episodios de su vida profesional y personal, que no solo reflejan una época de la Cía.. Trasatlántica Española y de la Marina Mercante, si no la existencia de una «escuela» profesional y de vida. La historia con mayúsculas se nutre de estas «historias chicas» tan enriquecedoras como ejemplares.
    Los que navegamos con él, sabemos de su buen hacer y extensa contribución a la profesión y al sector.
    Un libro totalmente recomendable.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *