Empresa, Cultura y Sociedad

La memoria fértil de Rafael Zurita Molina

Durante años, muchos a decir verdad, disfrutamos de la amistad bien entendida y la caballerosidad de Rafael Zurita Molina, uno de los grandes tinerfeños que hemos conocido a lo largo de nuestra vida. Un sentimiento y seña de identidad que le resultaba consustancial con su forma de ser y la trayectoria de su familia, acrisolada en su generación por la proyección del periódico “La Tarde”, que fundó y dirigió su padre, don Víctor Zurita Soler, uno de los defensores más comprometidos con Tenerife desde que se produjo la división provincial de 1927. Cuestión que, entre otros, han estudiado en profundidad los profesores Julio A. Yanes Mesa y José Luis Zurita Andión, hijo de Rafael, en su tesis doctoral sobre la historia del vespertino tinerfeño.

Rafael Zurita fue un digno hombre de su tiempo, inquieto, trabajador incansable, sumamente respetuoso y conciliador, que amaba por igual a su familia y a su tierra, a Tenerife, con argumentos y razones de peso, siempre alejado del lenguaje fácil y de las palabras huecas. En su vida profesional fue funcionario del Cuerpo de Telégrafos, en el que alcanzó la jefatura de servicios, pero su vocación periodística y su amor por Tenerife le llevó a emprender iniciativas interesantes a partir de la segunda mitad de la década de los años setenta, como el periódico “Deportes 7 Islas” y las revistas “Canarias Ilustrada” y “Canarias Gráfica”.

En su proyección cultural, Rafael Zurita perteneció a la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife y la Tertulia 25 de Julio. Presidió la Fundación Canaria Víctor Zurita Soler, fue pregonero de las Fiestas de Mayo de Santa Cruz de Tenerife en 2015 y hubo unos años en los que desarrolló una notable actividad como articulista en el periódico “Diario de Avisos”, decano de la prensa de Canarias, además de sus colaboraciones asiduas en las tertulias de Radio Isla y Onda CIT Radio Turismo. Nos deja, además, una bibliografía en forma de tres libros titulados “Tenerife con olor a tinta”, “El Sur de Tenerife. Cronografía de un paisaje” y “Crónicas del puerto de Santa Cruz de Tenerife”, en cuya gestación colaboramos con sumo agrado atendiendo a las consultas de su autor.

Descanse en paz el siempre bien apreciado y respetado amigo Rafael Zurita Molina, un notable valedor de Tenerife y vayan nuestras sentidas condolencias a su familia y, en especial, a su hijo José Luis, colega y amigo también de la aventura periodística. Su memoria fértil y todo lo que su forma de ser representa nos acompañará siempre.

Foto: cedida Diario de Avisos

Anterior artículo

La primera imagen del nuevo remolcador asturiano “Ibias”

Siguiente artículo

El Golfo de Guinea acapara el 90% de los ataques de piratería