El mundo de la aviación

La línea Málaga-Melilla y el avión DHC-7 de Spantax

A la historia de los aeropuertos de Málaga y Melilla pertenece este avión De Havilland Canada DHC-7 Dash.7, matrícula EC-DCB [1], primero de su clase que voló en Europa y único inscrito en el registro español de aeronaves. Cuando Iberia arrendó el contrato de la línea de Melilla a Spantax, la compañía dirigida por Rodolfo Bay adquirió en Canadá este modelo cuatrimotor que estuvo operativo entre mayo de 1978 y diciembre de 1981 con base en el aeropuerto malacitano.

Pedro Cortés Rodríguez señala que el comandante Ángel Llanes era el jefe de flota y Francisco Andreu recuerda que Manuel Álvarez de las Asturias fue uno de los pocos comandantes en España que volaron este avión, que tenía capacidad para 50 pasajeros y capacidad STOL, propulsado por cuatro motores Pratt & Whitney PT6A-50, lo que le permitía un alcance de 3.600 kilómetros a una velocidad de crucero de 460 kilómetros/hora.

El 6 de marzo de 1980 sufrió un accidente sin consecuencias de importancia cuando se disponía a aterrizar en el aeropuerto de Melilla. Un fallo hidráulico en el tren derecho de aterrizaje motivó que el avión se arrastrara una decena de metros sobre la pista, actuando de freno el fuerte viento reinante. Los 27 pasajeros y tres tripulantes que iban a bordo resultaron ilesos.[2] Las revisiones y paradas de mantenimiento se realizaban en la base de Spantax en el aeropuerto de Palma de Mallorca. 

El avión DHC-7 Dash.7 realizó su primer vuelo el 27 de marzo de 1975 y el 3 de febrero de 1978 se estrenó con la compañía Air Greenland. De Havilland Canada diseñó este avión como sustituto del exitoso DHC-6 Twin Otter, que también lo operó Spantax en la línea Málaga-Melilla. A pesar de su mayor capacidad y mejores prestaciones respecto de su inmediato competidor el holandés Fokker F-27, el avión no tuvo el éxito que se esperaba y hasta 1988, en que cesó su producción, había fabricado 113 unidades.

Estado en el que quedó el avión tras el accidentado aterrizaje
Estado en el que quedó el avión tras el accidentado aterrizaje en el aeropuerto de Melilla

Notas:

[1] Ex C-GQIW, número de serie 003, en 1981, cuando se revendió a Canadá, recibió la nueva matrícula C-GFEL.

[2] El País, 7 de marzo de 1980.

Fotos: Christian Volpati vía Alberto Bacallado / Observando la Aviación II José Francisco Chica González / Aerospotters Melilla

 

Anterior artículo

Grimaldi elige Tenerife para reparaciones navales a flote

Siguiente artículo

Trasmediterránea apuesta este verano por Baleares