Acontecer marítimoDestacado

La línea Canarias-Madeira-Portimao avala su viabilidad

Cada vez que el ferry “Volcán de Tijarafe” llega al puerto de Funchal es una fiesta. Especialmente en el tramo que enlaza con Portimao, que es el objeto fundamental del contrato que el Gobierno de Madeira ha suscrito con la Empresa de Navegaçao Madeirense (ENM), concesionaria del servicio durante los tres meses de su vigencia, que ya se aproxima al final.  Y ahí es donde surgen voces que piden, con todo merecimiento, su necesaria continuidad. El último de los doce viajes previstos será el próximo 20 de septiembre.

Así como los comienzos de la línea fueron algo dudosos por la falta de eficacia en la gestión comercial de ENM –Naviera Armas lo hubiera resuelto perfectamente a través de su página web–, el volumen de tráfico que está moviendo en las últimas rotaciones y, especialmente en agosto, evidencia la excelencia del servicio, en la que el ferry “Volcán de Tijarafe” está cumpliendo su cometido a la perfección. 

Solo en el viaje de ayer llegaron a Funchal 655 pasajeros y 190 vehículos, entre ellos diez camiones contraincendios ligeros como refuerzo para la prevención, pues los bosques de Madeira también han sufrido graves fuegos forestales. El caso es que no es preciso hablar de “prueba” de la viabilidad de la línea, como ha dicho algún político de Madeira, puesto que está fuera de toda duda, sino de asegurar su continuidad, cuestión en la que ahora tiene que actuar quien corresponda en beneficio de su comunidad.

Foto: Eugenio Camacho

 

Anterior artículo

Finnair subcontrata TCP's como auxiliares administrativos

Siguiente artículo

Ryanair cobrará por la maleta de mano en cabina