DestacadoUniverso de Volcanes

La lava del volcán de La Palma arrasa un centenar de viviendas

El nuevo volcán de La Palma, que entró ayer tarde en erupción en la zona conocida como Cabeza de Vaca, situado en el municipio de El Paso, se está convirtiendo en un drama social para las familias que han perdido sus casas y sus propiedades, en muchos casos fruto del esfuerzo de toda una vida. Es conocido el carácter laborioso y el afán de superación del pueblo palmero, que adquiere especial sensibilidad ante una catástrofe de este calibre.

En la mayoría de los casos se trata de primera vivienda con sus huertos y corrales para animales domésticos y, según estimaciones de testigos presenciales, los brazos de lava y especialmente el que avanza más al sur, ha destruido al menos un centenar de casas, según estimaciones de algunos  vecinos afectados esta mañana en las emisoras de radio, en en su progresivo avance hacia el barrio de Todoque, donde la destrucción será mayor.

Se teme, entre otras posibilidades, por la iglesia y el colegio de este barrio del municipio de Los Llanos de Aridane, en el que se han edificado chalets y bungalows, la mayoría propiedad de alemanes y de otras nacionalidades europeas, a los que, de mantenerse la dirección de la lava, le quedan pocas horas para su destrucción. No solo son casas, son hogares con todo lo que ello conlleva e impresiona y entristece mucho perder lo que ha costado tanto. 

De mantenerse el actual curso, la lava destruirá también fincas de plátanos y otros cultivos de medianías y es posible que alcance el mar cayendo por el acantilado, después de no menos de 48 horas de recorrido e iniciada la erupción. Para entonces es probable que el cauce esté canalizado y cese la destrucción de cuanto encuentra a su paso, salvo que se desborde o se abra una nueva fisura, algo que cabe la posibilidad.

Son imágenes muy duras y dolorosas las que se están viviendo en La Palma y esto no ha hecho más que empezar. Hay unas cinco mil personas evacuadas, la mayoría desplazadas en casas de familiares y amigos. También se ha habilitado el albergue del cuartel de El Fuerte en Breña Baja y el campo de fútbol de El Paso.

Este no es un volcán turístico como el volcán de Teneguía (1971) y se asemeja más al volcán de San Juan (1949), de carácter estromboliano y baja explosividad, aunque no debería causar víctimas si la gente cumple las normas de las autoridades y los técnicos, algo en lo que insisten reiteradamente. Las dos víctimas que causó el volcán Teneguía fueron debidas a imprudencias de quienes perdieron la vida por inhalación de gases tóxicos: un fotógrafo aficionado de Santa Cruz de La Palma y un agricultor residente en Las Indias de Fuencaliente. 

Imagen del nuevo volcán este amanecer / Facundo Cabrera

Fotos: Abian San Gil y Facundo Cabrera

Anterior

Ola en China, ¿tsunami en los mercados mundiales?

Siguiente

Capitanía y la Armada vigilan la costa oeste de La Palma

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *