De la mar y los barcosDestacado

La intensa vida marinera del buque “Boudicca” (2005-2021)

Con 48 años de vida marinera sobre sus cuadernas, el buque “Boudicca” ha llegado al final de su existencia y hace unos días ha sido varado en Aliaga (Turquía), donde en breve se procederá a su desguace. Este buque y sus casi gemelos “Black Watch” y “Albatros” tienen el mismo origen y marcaron el comienzo de una nueva etapa en la construcción naval y la industria turística de la década de los años setenta.

Los tres buques a que hacemos referencia fueron construidos en Finlandia por encargo de la compañía noruega Royal Viking Line y recibieron los nombres de “Royal Viking Star”, “Royal Viking Sky” y “Royal Viking Sea”. A su puesta en servicio entre junio de 1972 y noviembre de 1973, causaron auténtica sensación en el sector marítimo y turístico debido a lo avanzado de su diseño y la oferta de ocio y gastronómica.

Construcción número 396 del astillero Wärtsila, el 25 de mayo de 1972 resbaló por la grada con el ceremonial acostumbrado. El 5 de junio de 1973, tras la realización de las pruebas de mar, se hizo entrega del buque “Royal Viking Sky” a la sociedad Det Nordenfeldske D/S, con sede en Trondheim y enarboló la contraseña de Royal Viking Line, iniciando la primera etapa de su vida marinera centrado en el mercado europeo y americano.

El aumento de la demanda turística determinó la decisión de alargar los tres buques con el añadido de una nueva sección de 28 m, cuyos trabajos se efectuaron en el astillero A.G. Weser, en Bremerhaven (Alemania Federal). En el caso que nos ocupa, los trabajos comenzaron el 9 de octubre de 1982 y concluyeron el 27 de noviembre del citado año.

En 1987, los tres buques de Royal Viking Line fueron vendidos a Kloster Cruise y abanderados en Bahamas. En septiembre de 1991, el buque “Royal Viking Sky” se renombró “Sunward” y en mayo de 1992 se vendió a la compañía Birka Line, con sede en Mariehamn (Finlandia). Renombrado “Birka Queen” en mayo de 1992, en el verano de aquel año realizó las líneas regulares Estocolmo-Riga y Estocolmo-St. Petersburgo. En noviembre siguiente comenzó una breve etapa fletado por Kloster Cruise Line con el citado nombre de “Sunward” y en junio de 1993 continuaría el fletamento a cargo de Princess Cruises renombrado “Golden Princess”, siendo posicionado para viajes entre San Francisco y Alaska.

En enero de 1997 comenzó una nueva etapa en el mercado oriental tras su venta a Star Cruises Private Ltd., con sede en Singapur y renombrado “Superstar Capricorn”. La experiencia no alcanzó los objetivos propuestos, por lo que en septiembre de 1998 sería fletado a Hyundai Merchant Marine, siendo abanderado en Panamá con el nuevo nombre de “Hyundai Keumgang” y dedicado durante un tiempo al transporte de peregrinos. Hubo problemas entre propietario y fletador y en octubre de 2001 se renombró de nuevo “Superstar Capricorn”, con base en Port Kelang (Malasia) y operado por Star Cruises.

A finales de 2003 trascendió la noticia de que la compañía española Viajes Iberojet explotaría a partir de enero de 2004 el buque “Grand Latino”, iniciándose así una nueva etapa en la dilatada existencia de este buque, aunque resultó breve, pues apenas un año después, en enero de 2005, se vendió a Fred. Olsen Cruise Line con fecha de entrega para noviembre siguiente en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Renombrado “Boudicca” y abanderado en Bahamas, en diciembre de 2005 arribó al astillero Blohm & Voss de Hamburgo para una modernización de sus instalaciones y la sustitución del equipo propulsor. En febrero de 2006 comenzó su exitosa carrera comercial enfocado al turismo británico senior y en diversas ocasiones visitó Canarias, entre otros destinos, coincidiendo en más de una ocasión la víspera de Fin de Año con su gemelo “Black Watch”.

Esta última etapa habría de prolongarse hasta marzo de 2020, en que se paralizó la industria turística a causa de la pandemia del coronavirus. Amarrado en Rostyh junto al resto de la flota de Fred. Olsen Cruise Line, en septiembre de 2020 se vendió a un empresario turco para su empleo como alojamiento flotante de la industria de desguace y el 4 de noviembre arribó a Pendik, donde ha permanecido hasta su varada en Aliaga.

De 21.891 toneladas brutas, 11.640 toneladas netas y 3.595 toneladas de peso muerto, en sus orígenes medía 117,70 m de eslora total, 25,19 m de manga y 7,30 m de calado máximo. Tras el alargamiento resultó con unas medidas de 205,47 m de eslora total, 25,19 m de manga y 7,54 de calado máximo, correspondiéndole 28.078 toneladas brutas, 11.649 toneladas netas y 5.660 toneladas de peso muerto. El equipo propulsor inicial estaba compuesto por cuatro motores Wärtsila Sulzer 9ZH 40/48, que sumaban una potencia de 13.240 kW sobre dos ejes y mantenía una velocidad de 21,5 nudos; sería sustituido por igual número de motores MAN 7L32/40, que sumaban 14.000 kW y mantenía una velocidad de 22 nudos. Código IMO 7218395.

En cuanto a la acomodación para el pasaje, en sus orígenes disponía de camarotes para 536 pasajeros, que aumentaron tras el alargamiento de 1982 a 812 y en sucesivas reformas, en las que se incluyeron suites y cabinas con balcón en la cubierta más alta, pasó a 1.022 y 1.396 pasajeros, respectivamente.

El buque "Boudicca", en una de sus escalas en el puerto de Santa Cruz de Tenerife
El buque «Boudicca», en una de sus escalas en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

Fotos: Nektarios Papadakis y Ramón Acosta Merino

Anterior artículo

La UE condena el desvío forzoso de un avión de Ryanair a Minsk

Siguiente artículo

La demanda de metaneros y portacontenedores, al alza