Del Cronista Oficial

La huella del arquitecto Tomás Machado en Fuencaliente

El hecho de que el municipio de Fuencaliente de La Palma no dispusiera de un edificio “modesto, pero decente”para sede de su Ayuntamiento, fue motivo de preocupación por la corporación municipal a comienzos de la década de los cuarenta del siglo XX, cuando el alcalde Gumersindo Curbelo Yanes decía, como se recoge en los libros de actas, que “varias veces habíamos pasado la vergüenza, ante algunos visitantes, de tener que efectuar nuestras entrevistas y cambios de impresiones en la propia calle, o de pie en la sala estrecha y desamueblada, que teníamos alquilada”.

La corporación local se propuso, entonces, encontrar una solución inmediata a esta carencia, pese a que el municipio no disponía de medios económicos suficientes y además reconocía que “por nuestros propios esfuerzos sería imposible realizar obra alguna, por pequeña que esta fuera”.[1]

El 24 de marzo de 1944, la Comisión Gestora del Ayuntamiento acordó encargar el proyecto de la nueva casa consistorial al arquitecto Tomás Machado y Méndez Fernández de Lugo. La cosecha de ese año había sido mala y el pleno se dirigió al subsecretario del Trabajo, Esteban Pérez González, hermano del ministro de la Gobernación, exponiéndole estos extremos y solicitándole ayuda económica para mitigar el paro, indicándole como obra de primera necesidad la construcción de la Casa Ayuntamiento.

Esteban Pérez González, que también era presidente de la Junta Interministerial de Obras, contestó el 3 de agosto del citado año enviando una ayuda económica de 100.000 pesetas. El 29 de octubre de ese mismo año dieron comienzo los trabajos que finalizaron el 18 de julio de 1945, día señalado para el régimen franquista. Con motivo de la visita que el comitente hizo a La Palma fue nombrado Hijo Adoptivo de Fuencaliente y su inauguración se celebró el 12 de agosto siguiente.

El presupuesto de la obra, con solar incluido, ascendió a 125.438,60 pesetas. Enterado el ministro de la Gobernación, Blas Pérez González, de la falta de medios económicos para amueblar modestamente el nuevo edificio, éste hizo una donación de otras 15.500 pesetas. El edificio, de planta cuadrada, consta de alcaldía, sala de sesiones, secretaría, oficinas generales, juzgado de paz, archivos y servicios higiénicos.

La expresión de júbilo se hizo patente, como se recoge en el libro de actas:

“Hoy, y gracias a la ayuda de estos buenos hijos de La Palma, podemos recibir a nuestros ilustres visitantes en una modesta casa, con el orgullo de todo propietario que ha llegado a adquirir algo que ni remotamente soñaba.

¡Que esta obra no caiga en el vacío nunca, y al igual que las demás realizadas en este pueblo, sirvan de estímulo a sus vecinos y de recuerdo imperecedero para aquellos a quien se les debe”.[2]

Bibliografía:

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (1994). Fuencaliente. Historia y tradición. Madrid. Ayuntamiento de Fuencaliente de La Palma. Ediciones La Palma.

Notas:

[1] Libro de Actas de Fuencaliente de La Palma, 24 de marzo de 1944.

[2] Ibidem, 12 de agosto de 1945.

Foto: Fernando Rodríguez Sánchez (palmerosenelmundo.com)

Anterior artículo

El poema épico Kalevala

Siguiente artículo

La vida marinera del vapor "Tormes" (1938-1972)

No hay comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *