El mundo de la aviación

La dilatada vida aeronáutica del quinto Douglas DC-8 de Iberia

El Ejército del Aire tuvo dos aviones Douglas DC-8 serie –52 dedicados a transportes de largo recorrido operados por el 401 Escuadrón con base en Madrid. Ambos procedían de Iberia, aunque el segundo de ellos llegó a través de la compañía filial Aviaco y es el que vemos en la interesante imagen de Antonio Camarasa, en la que aún conserva una parte de la librea de la aerolínea española fundada en 1948 en Bilbao.

Este avión era el quinto de los ocho de la serie –52 que tuvo Iberia. Matriculado EC-ATP en el registro español de aeronaves, entró en servicio en marzo de 1963 y recibió el nombre de “Sorolla”. En mayo de 1973 se vendió a Aviaco y en marzo de 1979 se revendió al Ejército del Aire, recién estrenada la democracia cuando se precisaba de aviones de este tipo para los viajes oficiales de la monarquía y el gobierno, siéndole asignado el numeral T15.2 e indicativo 401-07, que sería sustituido por 401-31 a partir de 1987.

Ambos aviones fueron modificados para transporte VIP y dotados con equipos de comunicaciones, dormitorios, dos salones de primera clase para una decena de pasajeros cada uno y una cabina equipada con 80 asientos. En numerosas ocasiones viajaron con los Reyes de España, los presidentes del Gobierno y sus ministros y otras autoridades y jefes de Estado, como el Papa Juan Pablo II. El avión que nos ocupa permaneció en servicio hasta 1988, cuando ya acusaba el paso de los años y los problemas técnicos se sucedían con cierta frecuencia, pese al mantenimiento de la maestranza del Ejército del Aire.

En septiembre de 1988 se revendió a la sociedad norteamericana 1300 Inc (N7034E), que lo devolvió a su uso comercial y en diciembre de 1988 empezó una nueva etapa con Holidair Airlines (C-FHAB). En octubre de 1989 pasó a la propiedad del Royal Bank of Canadá, siendo fletado a partir de entonces a varios operadores. En diciembre de 1993 figura al servicio de Guyana Airways; en julio de 1994 volaba para Advance Air Charters y en enero de 1995 con Imperial Airlines (VR-BIA), que lo adquirió en propiedad en mayo de ese año. Poco después pasó a  Jetstar Ltd. y en octubre de 1997 acabó en el desguace, que se llevó a cabo en Lasham (Reino Unido). Habían transcurrido 34 años y seis meses de prolongada vida aeronáutica.

Foto: Antonio Camarasa

Anterior artículo

Hidramar trae la plataforma “Scarabeo 9” a Las Palmas

Siguiente artículo

Se avecina un mayor amarre de la flota de carga y pasaje