Acontecer marítimoDestacado

La crisis del coronavirus lastra los resultados de Balearia

En sintonía con la afección generalizada en el sector, las restricciones a la movilidad provocaron importantes caídas en todos los tráficos de Balearia y se tradujeron en un resultado negativo, “que nos ha hecho perder parte de solvencia e incrementar la deuda, pero hemos resistido gracias a nuestra fortaleza patrimonial y económica”, afirma Adolfo Utor, presidente de Balearia. 

Las áreas de pasaje y carga tuvieron un peso similar en la facturación, pero una evolución muy diferente, ya que las limitaciones a la movilidad y el cierre de fronteras redujeron los pasajeros a la mitad (2.150.000), mientras que el transporte de mercancías fue más estable a lo largo del año, con una disminución del 6% (5.743.000 ml), según datos de la naviera.

Las rutas nacionales supusieron casi 94% de los pasajeros, con un comportamiento variable según las zonas: en Ceuta y Melilla el tráfico se desplomó un 60%, en Baleares la caída fue del 30% y, sin embargo, las rutas con Canarias experimentó un crecimiento del 20%. Para ello, Balearia fue adaptando los horarios y las rutas de forma flexible y reactiva, en función de la demanda.

Las rutas internacionales acuciaron el cierre de fronteras y la cancelación de la Operación Paso del Estrecho, con una disminución en número de pasajeros del 85%. Pese a la situación, Balearia participó en la repatriación de ciudadanos europeos con la apertura de una nueva ruta internacional, entre Marruecos y Francia, que se sumó a casi 50 operativas especiales coordinadas con distintos gobiernos.

La apuesta de Balearia para contribuir a garantizar el suministro de bienes esenciales a los territorios no peninsulares durante todo el año se tradujo en un comportamiento más estable de esta área de negocio, con una caída del 6% en el número de metros lineales. En el caso de la ruta con Canarias y en las internacionales se experimentaron crecimientos de más del 20%.

Las afectaciones en los tráficos debido a la pandemia tuvieron como consecuencia una bajada del 24% en la facturación de la naviera y unas pérdidas de más de 15 millones de euros. Sin embargo, la gestión económica de Balearia queda avalada por un Ebitda superior a los 60 millones de euros. 

Foto: Manuel Hernández Lafuente

Anterior artículo

El despacho de las mercancías perecederas tiene prioridad

Siguiente artículo

El infortunado Douglas DC-10 EC-DEG de Spantax en Tenerife Sur