Acontecer marítimoDestacado

La crisis del “Bentago Express” subleva al buceo profesional

En 2020, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, publicó el real decreto 550/2020 donde se regulan las normas de seguridad para el ejercicio del buceo profesional, otorgándole esta responsabilidad a la Dirección General de la Marina Mercante. Entre otras cosas, dicho real decreto limita mucho el empleo del conocido como Scuba (buceo autónomo) y lo prohíbe en operaciones de salvamento, dejando solo una pequeña excepción a su uso para la supervisión de la evolución de las operaciones, pero nada más. 

En base a lo anterior, el colectivo de buceadores profesionales de Canarias se ha sorprendido “cuando la misma noche del embarrancamiento del catamarán “Bentago Express”, las primeras imágenes que se veían era un grupo de supuestos voluntarios en un pesquero, con tiempo fresco y cómo dos de ellos, uno en apnea y otro en Scuba, saltaban al agua para proceder al casco del buque, sin cumplir la más mínima norma de seguridad ni observando el sentido común y profesionalidad necesarios para este tipo de trabajo tan peligrosos. Sobra decir que la eficiencia de esa intervención con esos equipos y mediante esos procedimientos, no puede ser más que nula o mínima”, señalan fuentes del sector. 

Pensando que esto podría ser un episodio aislado, “causado por una mala coordinación inicial y reconociendo el valor y compromiso de los supuestos voluntarios pese a su inconsciencia, al día siguiente y ya a luz de todas las cámaras, aun nos sorprendimos más al ver a dos buceadores solos en la popa del Bentago Express, de nuevo en Scuba y una vez mas obviando cualquier conducta mínimamente profesional que garantizar primero la seguridad del personal involucrado en las operaciones y una mínima eficiencia de las mismas”.

En ese momento el sindicato SAME, que acoge a la mayor parte de los buceadores profesionales de este país, ante la evidencia de que no se tenía la intención ni por parte de la empresa de buceo, ni del armador ni de las autoridades presentes («aunque el real decreto sea responsabilidad de alguno de ellos») de llevar la operación por las vías seguras, legales y eficientes, presentó  sendas denuncias ante la Inspección de Trabajo, Capitanía Marítima y GEAS de la Guardia Civil, “para intentar parar este despropósito o ante una posible desgracia, que todo quede fielmente reflejado para depurar responsabilidades y evitar que algo así vuelva a ocurrir en un futuro”. 

Durante todo este proceso, “veíamos en las noticias que se intenta tirar del Bentago Express pero todos pensábamos los mismo, ¿cómo van a tirar de un barco de aluminio sin garantizar su estanqueidad primero?, corren el riesgo de hundirlo en medio de la bocana, ¿cómo van a tirar de un barco de aluminio  sin haber trasegado los tanques de diésel y/o aceites a una zona segura del buque o a otra embarcación?, hay un riesgo claro de contaminación, si el casco está dañado o no se puede estanqueizar, ¿cómo van a tirar del buque sin una reserva de flotabilidad en esa zona mediante globos o pontones?, en resumen, dudas muy lógicas y habituales que nos surgen a los que nos dedicamos a estos menesteres”, se pregunta el colectivo de buceadores que han contactado con el editor de puentedemando.com. 

“Ahora bien, si entendemos y damos por hecho que tanto Fred. Olsen como la empresa de buceo local no son expertos en salvamento y carecen de los conocimientos, experiencia, medios y equipos necesarios para una operación de este tipo, ¿por qué el capitán marítimo autoriza ese plan de salvamento, suponemos que lleno de claro/oscuros?, no es la primera vez que la DGMM exige a un armador presentar su plan de salvamento en 24 horas y si este no es adecuado la propia DGMM toma la incitativa”. 

Pero a pesar de todo lo anterior y considerando que “los primeros días fueron de una situación inesperada y que no se reaccionó bien, ahora viene lo más grave y lo que nos duele por doble partida a los que nos dedicamos a esto, primero por que se está poniendo en un riesgo altísimo e incensario a nuestros compañeros y segundo, por que nuestros impuestos se están dilapidando sin ninguna efectividad. La Administración publica a través de Salvamento Marítimo dispone de los medios necesarios para poder manejar esta situación de la manera más profesional y segura posible desde el minuto cero, no decimos  que con ellos se pueda garantizar el éxito porque todos los que conocemos la mar sabemos que ella es la única que decide al final, pero si que serían los medios adecuados para trabajar cumpliendo con las mismas normas que la DGMM publica, de una manera segura para el personal priorizando la vida humana sobre el salvamento del buque y de una manera mucho más eficiente que ayudaría a aumentar exponencialmente la posibilidad de éxito de la operación”.

Salvamento Marítimo paga anualmente casi dos millones de euros de dinero público a la empresa privada Ardentia Marine, «además del empleado en la adquisición  de una ingente cantidad de material propio de la Administración para tareas de salvamento y el coste de mantenimiento de sus bases. Ese material incluye, entre otras muchas cosas, globos elevadores, equipos de trasiego y almacenamiento temporal de combustible, sistemas de parcheo, corte y soltura submarina, achique, lucha contra la contaminación y un largo etcétera, que debería haber estado disponible desde el mismo día o día siguiente del suceso del “Bentago Express”. “Que no hayan movido nada de este material, pero en las redes sociales Salvamento Marítimo alardee de que han desplazado un avión y helicópteros para controlar el desplazamiento de las manchas de gasoil, nos suena a todos a una auténtica tomadura de pelo, eso si, llevada a cabo con nuestros impuestos”, agregan. 

En el link a la página de Contrataciones del Estado se puede descargar el pliego de prescripciones técnicas completas, “en el que la empresa Ardentia Marine está obligada a mantener una base secundaria en Canarias que garantice su capacidad de intervención de manera permanente, cumpliendo la normativa vigente y que posteriormente, se puedan completar con los medios procedentes de la península.  Como podrá entender, después de ver las desgraciadas imágenes que estamos viendo de esa operación, grabadas de primera mano por personal del sindicato SAME en la zona, saber que todo ese dispositivo de Ardentia/Salvamento Marítimo debería haber estado interviniendo desde el minuto cero y que no se haya hecho nada, nos parece sangrante, básicamente por que el gasto público ya está hecho y no se recuperara pese a no darse el servicio y por que ante la falta de profesionalidad en las primeras actuaciones y la inactividad de las autoridades, la posibilidad de que el que buque acabe en una perdida total y que incluso se vea afectada la operatividad el puerto, cada vez son más altas”, concluyen.

Foto: cedida

Anterior artículo

“Bentago Express” tiene daños graves en el casco de babor

Siguiente artículo

Airbus entregó 566 aviones en 2020, un 34% menos