Acontecer marítimoDestacado

La comunidad flotante “The World”, sin vecinos, en Tenerife

Se trata, como hemos dicho en alguna ocasión, de una comunidad flotante de vecinos de gente rica que tiene forma de barco. Se llama “The World” y ha llegado al puerto de Santa Cruz de Tenerife sin vecinos a bordo, solo con su tripulación, con la intención de pasar una temporada hasta que se aclare el panorama del virus del miedo. De la consignación se ocupa la agencia Marítima del Mediterráneo SAU.

El proyecto de este buque obedece a un concepto de residencia flotante exclusiva, en el que todos sus propietarios, de unas 40 nacionalidades, lo son de 165 residencias de diferentes categorías: 106 apartamentos, 19 estudios apartamentos y 40 estudios, que miden entre 102 y 301 metros cuadrados. Puede albergar entre 150 y 300 huéspedes, incluidos invitados, que embarcan y/o desembarcan de acuerdo con sus intereses.

A precios de catálogo de 2015, una cabina Ocean Studio 661 sale por 600.000 dólares; una Ocean Residence 1006 por 2.950.000 dólares y una World Suite 1108/1110, por la módica cifra de 13,5 millones de dólares. Además, cada propietario aporta una cuota de comunidad mensual de 20.000 dólares para el mantenimiento del buque. La explotación está a cargo de una sociedad llamada ResidenSea II Ltd., con sede en Miami (Florida, EE.UU.). Los copropietarios deciden la programación anual del barco, que se aleja del concepto tradicional de crucero de turismo.

El buque, abanderado en Bahamas, fue construido en el astillero de Landskrona (Suecia) y entró en servicio en 2002. Registra 43.188 toneladas brutas, 15.444 toneladas netas y 4.558 toneladas de peso muerto. Mide 196,35 m de eslora total –168,50 m de eslora entre perpendiculares–, 29,80 m de manga y 6,70 m de calado. Está propulsado por dos motores Wärtsila 12V32 sobre ejes independientes que le permite mantener una velocidad de crucero de 20 nudos. Código IMO 9219331.

Foto: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

Una panorámica del puerto tinerfeño lleno de barcos

Siguiente artículo

Iberia rinde homenaje a María Bernaldo de Quirós