Acontecer marítimoDestacado

La competencia que se aproxima pone en guardia a Balearia

El presidente de Balearia, Adolfo Utor, le está viendo las orejas al lobo con la competencia que se avecina en manos de las compañías italianas Grimaldi y GNV –en menor medida Corsica Ferries, aunque algo arrastra en el tramo Alcudia-Ciudadela– más la hispano-alemana FRS Iberia, que trata de compensar la debacle que sufre en el Estrecho de Gibraltar y trata de encontrar un hueco en las líneas interinsulares de Baleares. Y es que el panorama que se avecina le inquieta –y con razón–, y sabe que la correlación de fuerzas y el liderazgo que hasta ahora ha existido en Baleares puede cambiar de patrones.

Leyendo la información del veterano periodista Juan Luis Ruiz Collado en el periódico Última Hora, Utor defiende la competencia, pero advierte que “se ha de sustanciar y dirimir siempre en igualdad de condiciones” y pide a Puertos del Estado y el Govern balear que vigile y obligue a los nuevos operadores “a no enfangar el terreno y que ninguno lo haga dopado”, refiriéndose a las ayudas estatales que reciben las navieras extranjeras, pues “se han hecho fuertes gracias al apoyo económico y administrativo de sus respectivos Estados, países que siempre han tenido clara la importancia de contar con grandes empresas”.

En un discurso sin precedentes aprovechando la presentación del nuevo catamarán “Eleanor Roosevelt”, Adolfo Utor entiende que la aparición de los nuevos competidores en Baleares “se produce al calor del verano, después de quince meses de pandemia y aprovechando la debilidad coyuntural del mercado naviero y de los operadores que hemos estado atendiendo las demandas en la pandemia de administraciones, clientes y muchas veces en contra de nuestros propios intereses”.

Foto: @Balearia

Anterior

Brittany Ferries proyecta una línea entre Plymouth y Leixoes

Siguiente

El avión soviético Ilyushin Il-76 cumple 50 años