De la mar y los barcosDestacado

La central eléctrica flotante “Nuestra Señora de la Luz”

En el arranque del muelle sur del puerto de Santa Cruz de Tenerife, junto a la histórica farola del mar aparece la central eléctrica flotante “Nuestra Señora de la Luz”, al servicio de UNELCO entre septiembre de 1962 y mayo de 1973, en que se remolcó a Arrecife de Lanzarote después de una varada en NUVASA. Se trata de un referente industrial importante en la historia contemporánea de la capital y del puerto tinerfeño, donde se le conoció como “el barco de la luz”.

Este buque, de interesante historia, había sido en origen una fragata de la clase Buckley, a la que el 23 de febrero de 1943 se le asignó el nombre de USS “Oswald” (DE-71, luego DE-767). Tomó forma en el astillero Bethlehem-Hingham Steel Shipyard, en Hingam, Massachussets (EE.UU.). El 5 de abril siguiente comenzó su construcción y el 30 de junio se procedió a su botadura, siendo transferida el 26 de septiembre a la Royal Navy en virtud del acuerdo Leni & Lease, donde formó parte de la clase Captain llamada con el nuevo nombre de HMS “Affleck” (K 462).

De 1.400 toneladas standard y 1.740 toneladas de desplazamiento máximo, medía 93,26 m de eslora máxima, 11,24 m de manga y 4,14 m de calado. Estaba propulsada por dos turbinas General Electric, con una potencia de 12.000 caballos sobre dos ejes, que tomaban vapor de dos calderas tipo D y le permitía mantener una velocidad de 24 nudos. A velocidad económica de 12 nudos tenía una autonomía de 4.940 millas. El armamento estaba formado por tres cañones de 50 mm, ocho de 20 mm y seis lanzadores de cargas de profundidad.

El 26 de diciembre de 1944 resultó seriamente averiada en un ataque del submarino U-486 cuando navegaba en las cercanías de Cherbourg, en una patrulla en unión de la fragata de su misma clase HMS “Capel” (K 470), que se hundió.

Terminada la guerra y a través de intermediarios, el pecio fue adquirido por el INI y transformado en central eléctrica flotante en Hoboken (Bélgica). Renombrado “Nuestra Señora de la Luz”, primero inició su preciada labor en puertos peninsulares –Cartagena, Barcelona y San Fernando–, antes de su traslado a Santa Cruz de Tenerife, a donde llegó en septiembre de 1962, tras la estela del remolcador RA-3, de la Armada española.

Recién terminada, en su primera etapa como USS «Oswald» (DE-71)
Enarbolando bandera británica con el nombre de HMS «Affleck» (K-462)
Daños sufridos en la popa tras el ataque submarino
Panorámica del puerto de Santa Cruz de tenerife y la central eléctrica flotante «Nuestra Señora de la Luz»

Fotos: archivo de Miguel Bravo y navsource.org

Anterior

Algunos antecedentes referidos al proyecto del Museo Iberia

Siguiente

El veterano “Buenos Aires Express”, pendiente de destino

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *