De la mar y los barcosDestacado

La azarosa vida de los balleneros “Benzú” y “Marsa”, luego bacaladeros “Tartanga” y “Erandio”

La serie TR fue la flota de dragaminas construidos entre 1917/1918 para la GMI basada en los trawlers armados tipo Castle, encargados por la Royal Navy a Canadá. Hasta ocho astilleros botaron 60 unidades, de 37 m de eslora por 7,15 m de manga. Desplazaban 300 TRB con potencias de 480 hpi movidos por carbón. Parte de ellos se quedaron para la vigilancia de la costa este norteamericana, ocho pasaron a la U.S. Navy y casi todos al finalizar la guerra se reconvirtieron a pesqueros aunque algunos se reincorporarían en la GMII.

El TR-9 construido en el Collingwood Shipyard de Ontario regresó a Gran Bretaña al finalizar la guerra y en 1920 se vendió a la Boston Deep Sea Fishing Co.Ltd. de Grimsby donde lo renombran “Somersby”, adquirido por la FGP Maritime Enterprice Ltd. del mismo puerto antes de ser comprado por Astilleros Hijos de J. Barreras y reconvertirlo en mercante de nombre “Herbar” y folio 2 VI-5-179.

El TR-38 construido por Porth Arthur Shipbuilding de Ontario regresó a la Royal Navy en 1920 y vendido a la Pesquera Vizcaína S.A. de Bilbao, es abanderado en octubre en 1926 como bou de pesca y nombrado “Alcatraz” BI-3-294. En 1942 es transformado en mercante por Astilleros de Sestao y foliado 2 BI-3-577. En julio de 1946 el déficit de unidades tras la GM2 hace que regrese a la pesca entrando en la lista 3ª de nuevo con BI-3-1766.

El 26 de febrero de 1947, la vida de los dos barcos vuelve a juntarse, ambos son adquiridos por el marqués de Casa Pizarro para su Industria Marítima S.A. de Tetuán, donde posee la concesión de pesca de cetáceos en el Estrecho, que la cambia a la bahía de Benzú al W de Ceuta. Las dos unidades son enviadas a astilleros gijoneses para su reconversión, allí son armados con cañón arponero, pasarela de puente a castillo de proa y cambian los quemadores para consumir fuel, 2.5 toneladas diarias en vez de las 8 toneladas de carbón.

Reconvertidos en balleneros son renombrados “Benzú” (ex “Alcatraz”) y “Marsa” (ex “Herbar”) y foliados en Rio Martin (Marruecos español) con los números 222 y 232 respectivamente. En Gijón embarcará J.J. Zubiaur de maquinista en el “Benzú” y Ramón Inchausti en el “Marsa”, ambos con el paso del tiempo ascienden a arponeros, en el primer caso por la casualidad de la baja médica del arponero noruego. En diciembre de 1947 cazan su primera ballena y en 1948 el “Benzú” hará una campaña del Estrecho hasta Canarias llegando a Lanzarote en busca de nuevos caladeros. En 1952 el marqués adquiere en Noruega los “Kos VIII” y “Kos XIII” a la compañía Kosmos, que al llegar al Estrecho son renombrados “Atlas” (post “Lobeiro”) y “Hércules” (post “Carrumeiro”) para sustituir al “Benzú” y “Marsa” que se habían quedado obsoletos y lentos. Zubiaur pasa al “Caneliñas” e Inchausti al “Temerario” en los caladeros y factorías gallegas donde se consagrarán como los dos últimos gran arponeros vascos.

Cuando parecía que el destino de los viejos balleneros era el desguace, son adquiridos el 22 de mayo de 1953 por el donostiarra Santiago Chausson Cuadriello que los envía al Astillero Luzuriaga de Pasajes donde vuelven a ser reconvertidos en bous. El “Benzú” es foliado SS-2-1473 y en septiembre de 1954 renombrado “Tartanga”, el “Marsa” pasa a folio SS-2-1474 y el 22 de noviembre de 1956 es renombrado “Erandio”. Ambos son destinados a la pesca del bacalao en Terranova volviendo a las costas canadienses de donde habían salido cuarenta años antes como TR-9 y TR-38. Cierran así el círculo estos trawlers que habían dado un magnífico resultado tras su paso por las tres Marinas, la de guerra, la mercante y la pesquera y que habían consagrado una tipología de buque aprovechable en tiempos de guerra y de paz.

El “Erandio” es dado de baja y desguazado en la misma localidad bilbaína de la que porta su nombre el 8 de octubre de 1964, mientras que el “Tartanga” todavía aguantará en activo cinco años más hasta su desguace en Bilbao el 10 de octubre de 1969.

Foto: archivo de José Pino

Anterior

Oi Suomi, katso, Sinun päiväs koittaa, el espíritu de Finlandia

Siguiente

Estudian generar electricidad con el uso de hidrógeno verde