Del Cronista Oficial

José Torres Hernández (1918-1991)

En el imaginario colectivo del pueblo de Fuencaliente de La Palma, la figura de José Torres Hernández está asociada a la música, pues participó de manera muy activa en la vida cultural y social del pueblo. Desde su infancia aprendió conocimientos musicales y esa condición le llevó a formar parte de la orquesta “Minerva”, en la que tocaba el trombón. Después, en la década de los años ochenta y al menos hasta 1990 impartió sus conocimientos entre los jóvenes de la localidad, varios de los cuales formaron más tarde la banda municipal “San Antonio”. De su buena labor queda el recuerdo de un trabajo bien hecho y considerado. 

Nació el 19 de marzo de 1918 en Los Canarios, hijo de Juan Torres Díaz y Adelina Hernández Díaz. Aprendió las primeras letras de la mano de su abuelo materno, Luciano Hernández Armas y más tarde, en la capital palmera, cursó los estudios de bachillerato. En 1937, a la edad de 19 años y recién comenzada la guerra civil española, fue movilizado y enviado a las operaciones en el norte de África, aunque no intervino de manera directa en el conflicto bélico [1]

En 1943 regresó licenciado a Fuencaliente y en ese mismo año contrajo nupcias con Agripina Pérez Triana, matrimonio del que entre 1944 y 1959 nacieron cinco hijos: Adelino José, Carmen, Juan Matías –fundador de Bodegas Matias i Torres–, José Roque y Andrés Marino, respectivamente. Se dedicó a la agricultura, especialmente a la viticultura en la tercera generación familiar, así como al comercio de la cochinilla y el cuero –con lo que seguía de ese modo una tradición familiar– y su actividad comercial, además de toda la isla, se extendió en etapas determinadas a Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas. 

José Torres Hernández fue concejal del Ayuntamiento de Fuencaliente de La Palma en varias ocasiones, en la corporación presidida por su cuñado Emilio Quintana Sánchez y entre 1964 y 1966, por ausencia de aquél, ejerció en varias ocasiones de alcalde accidental.

Su compromiso con la sociedad fuencalentera le llevó, además, a desempeñar el cargo de juez de paz durante cuatro años, entre 1978 y 1982. Falleció el 6 de diciembre de 1991 en La Laguna (Tenerife) el 6 de diciembre de 1991 y sus restos mortales reposan en el cementerio de su pueblo natal. El 28 de agosto de 1992 –en tiempos del alcalde Pedro Nolasco Pérez y Pérez– fue inaugurada una calle con su nombre, colindante con la que fue su residencia en el barrio de Los Canarios.

Nota:

[1] Díaz Lorenzo, Juan Carlos (1994). Fuencaliente. Historia y tradición, p. 336. Madrid. 

Foto: Familia Torres Hernández

Anterior artículo

La antigua iglesia de San Mauro, en Puntagorda

Siguiente artículo

Coordinadora arrasa en las elecciones en Tenerife