De la mar y los barcosDestacado

“Isla de Marnay” (1965-1989), matrícula naval de Santander

El aumento en la demanda de gases licuados del petróleo determinó la decisión de CEPSA y del Grupo Pereda, de Santander, de contratar en 1963 la construcción de dos buques butaneros que fueron construidos simultáneamente en la misma grada del astillero Unión Naval de Levante, en Valencia, con los números de quilla 083 y 088.

El primero de ellos, entregado en agosto de 1965, recibió el nombre de “Tamames” y el segundo se llamó “Isla de Marnay”, siendo inscrito en la matrícula naval de Santander, sede de Naviera Montañesa, una de las empresas de Fernando María Pereda Pérez, posiblemente el más destacado naviero cántabro de la segunda mitad del siglo XX. En septiembre de 1965 entró en servicio, siendo su primer capitán José Luis Lobo San Martín.

La única diferencia apreciable entre ambos radicaba en su equipo propulsor, pues mientras que en el butanero “Tamames” se trataba de un motor Werkspoor TMABS-396, en el caso del buque de Naviera Montañesa disponía de un motor Burmeister & Wain 535VBF62, de 1.400 caballos de potencia –fabricado bajo licencia en los talleres de la Maquinista Terrestre y Marítima (MTM) de Barcelona–, con el que mantenía una velocidad de 12,5 nudos y una autonomía de 1.400 millas.

De 1.516 toneladas brutas y 1.410 toneladas de peso muerto, medía 76,20 m de eslora total –68 m de eslora entre perpendiculares–, 11,50 m de manga,  6,28 m de puntal y 5,24 m de calado máximo. Tenía una capacidad de carga con un volumen total de 1.615 metros cúbicos en tres botellas cilíndricas. Código IMO 6422078.

Con este buque y el transformado “Cibeles”, renombrado “Isla de Mouro” en 1967, Naviera Montañesa inició su andadura en el transporte de butano, propano y otros gases de uso industrial, atendiendo tanto fletes nacionales como internacionales. En 1972 se incorporó el butanero “Isla de Horadada”, adquirido a Vasco Madrileña de Navegación, aunque sería revendido apenas dos años después.

A partir de 1982, cuando CEPSA ya se había desprendido del butanero “Tamames”, en varias ocasiones vimos y visitamos el butanero “Isla de Marnay” en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Luego vino una etapa de amarre en El Puerto de Santa María (Cádiz) y allí se encontraba hacía tiempo cuando se vendió para desguace en febrero de 1989, siendo desmantelado a manos del personal de Salvamentos y Desguaces.

El butanero «Isla de Marnay», atracado en la terminal de CEPSA en Tenerife

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior

La curiosa historia de “Maiale”, el “torpedo humano” italiano

Siguiente

La planta de GNL de Totisa Energía en Tenerife, para 2025

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *