El mundo de la aviación

Instrumental del avión Ilyushin Il-18

Carlos Salazar nos deleita en su página facebook con interesantes fotografías que forman parte de la historia de la aviación comercial. En esta oportunidad, la imagen elegida es la cabina de mando de un avión Ilyushin Il-18, que ofrece, como podemos observar, algunas variaciones interesantes respecto de otros aviones de su época de fabricación norteamericana y europea.

Este avión cuatrimotor de ala baja fue uno de los emblemas de la aviación comercial de la URSS. Estuvo en producción entre 1958 y 1978 y, según cifras, en total se fabricaron unas 850 unidades. El modelo respondía al requerimiento de la compañía Aeroflot de un avión de alcance medio con capacidad entre 75 y 100 pasajeros. Realizó su primer vuelo el 4 de julio de 1957 y el 20 de abril de 1959 lo estrenó la mencionada aerolínea estatal soviética, que era entonces la mayor del mundo.

El avión Ilyushin Il-18 remonta sus orígenes a 1947, pero el prototipo con motores de pistón fue abandonado, pues el alcance de seis mil kilómetros era superior al requerido. De modo que a mediados de los años cincuenta se retomó el proyecto propulsado por cuatro motores turbohélices Kuznetsov NK-4, sustituidos en septiembre de 1958 por motores Ivchenko AI-20. Existen varias versiones militares con las denominaciones Il-20, Il-22 e Il-24, así como Il-38 adaptados para patrulla marítima y guerra antisubmarina.

Fue un avión de éxito en su época y uno de los más relevantes de la industria aeronáutica soviética. Posee 25 records mundiales obtenidos entre 1958 y 1960, entre ellos algunos de alcance y altitud con diferentes cargas. Está reconocido fuera de la extinta URSS, pues en 1960 obtuvo el Gran Premio de la Feria Aérea de Bruselas. Ha prestado servicio durante más de medio siglo y uno de ellos, al servicio de la antigua RDA, es en la actualidad un hotel en las proximidades del aeropuerto de Amsterdam.

Foto: Archivo de Carlos Salazar

Anterior artículo

Finnair estrena línea entre Biarritz y Helsinki

Siguiente artículo

Un petrolero poco conocido: “Aruba” (1950)

1 comentario