El mundo de la aviación

Ilyushin Il-86, emblema soviético de Aeroflot de la era Brezhnev

Desarrollado durante el largo mandato de Leonid Brezhnev, el avión Ilyushin Il-86 nació en un periodo de estancamiento económico y tecnológico de la URSS, cuyos efectos se dejaron sentir en el proyecto del primer avión de fuselaje ancho de la industria aeronáutica soviética. Transcurrió una década desde su diseño hasta su comercialización, de modo que el propósito de que fuera presentado coincidiendo con las Olimpiadas de Moscú de 1980 no pudo cumplirse.

El 22 de diciembre de 1976 realizó su primer vuelo y todavía transcurrirían cuatro años más, hasta su primer vuelo comercial acaecido el 26 de diciembre de 1980 con Aeroflot, convertida entonces en la aerolínea mayor del mundo. Su principal condicionante se refería a la propulsión, pues estaba equipado con cuatro motores de elevado consumo y muy ruidosos, propios de la década de los años sesenta, lo cual limitaba su autonomía, aunque incorporaba algunas innovaciones en la construcción aeronáutica de la URSS.

Durante el tiempo en que estuvo operativo en el transporte de pasajeros –casi tres décadas–, resultó un avión seguro y confiable, sin accidentes fatales, aunque se registraron no menos de una docena de incidentes de diversa importancia. En artículos anteriores hemos comentado algunas de las novedades y características de este avión, del que solo se exportaron tres unidades del total de 106 construidas.

Dentro de los acuerdos de suministro del COMECON, se habían asignado tres unidades a LOT como intercambio por la fabricación de componentes, pero la compañía polaca aplazó sucesivamente las entregas hasta su cancelación definitiva en 1987. Interflug, la aerolínea de Alemania del Este, había previsto la incorporación de dos unidades en 1988, pero prefirió el Airbus A310.

Solo China Xinjiang Airlines adquirió tres unidades de fábrica y la compañía pakistaní PIA alquiló uno que operó por cuenta de Hajvairy Airlines y estuvo a su servicio con la matrícula rusa RA-86113. Es posible que aún exista alguno de los  tres aviones Il-86 pertenecientes a las Fuerzas Armadas de Rusia y también se conocen iniciativas para conservar modelos civiles como museos en aeropuertos del extenso país.

Foto: vía Enrique Vera Bencomo / Observando la aviación II

Anterior

Grimaldi compra el mercado de Trasmediterránea en Baleares

Siguiente

El prolongado abandono de los duques de alba de Amonesa