De la mar y los barcosDestacado

Hundimiento del pesquero “Riemda”, ex “Nuevo Medusa”

La noche del 23 de diciembre de 2020, a la altura de Dieppe en el Canal de la Mancha, donde realizaba labores de pesca, se hundió a causa de una vía de agua el arrastrero holandés “Riemda”, al parecer causada en la puerta de desperdicios del parque de pesca. Su tripulación fue evacuada por el Servicio de Salvamento británico.

El buque “Riemda” nació con el nombre de “Nuevo Medusa” (CO-2-2-07 E.A.P.J.) para la flota coruñesa de la armadora Planas y Cía., en un proyecto de modernización con sus hermanos “Nuevo Mugardos” y “Vispón”. Botado el 19 de marzo del 2007 en Armon-Vigo, desplazaba 300 TRB en sus 33 m de eslora por 8,50 m de manga, fue bautizado en Oza el 16 de junio del 2007 y destinado a los mares del Gran Sol.

Debido a la escasez de cuotas asignadas en aguas comunitarias la compañía Novoporto S.L. (rama de la matriz Planas) vende el “Nuevo Medusa” a la armadora holandesa Osprey Trawlers Ltd., de la familia De Boer, a finales del 2009, siendo rebautizado “Good Hope” (H-357 P.D.J.X.) y sometido en enero del 2010 a obras de reforma en su maquinaria de pesca para adecuarlo al fly shooting conocido como arrastre danés, una variante de arrastre a barco parado mientras se largan y cobran artes y calamento, práctica utilizada en el Canal de la Mancha y sur del Mar del Norte en fondos de caídas abruptas. Las especies más comunes –salmonetes, doradas, lenguado, pulpo, calamares–, eran descargadas en mareas diarias en el puerto francés de Le Havre. La transformación corrió a cargo de la empresa coruñesa Carral Marine Technology, así como la del “Endurance”, ex “Regina Ponti” de Armon-Navia adquirido por el mismo armador.

En 2018 la Osprey Trawlers Ltd. procede a la renovación de su flota con unidades encargadas al astillero marínense Nodosa y vende el “Good Hope” a la armadora Brands BV del puerto holandés de Urk, donde es renombrado “Riemda” y registrado como UK-160, en el momento de su naufragio iba patroneado por Jacobs Brands.

Como dato anecdótico de este barco siempre quedará como el causante de la nueva enseña de los armadores holandeses De Boer, que adoptaron las agujas cruzadas rojas de la familia Planas y Cía. que portaba este buque cuando lo adquirieron y que mantuvieron pintándolas de negro en vez de su color rojo centenario. Curiosamente los Brands no sólo no las borraron sino que recuperaron el rojo inicial de la famosa armadora de Bouzas.

Foto: archivo de José Pino

Anterior artículo

La dilatada vida marinera del buque rolón “Rivanervión”

Siguiente artículo

ONE fletará seis nuevos buques de 24.000 TEUS a SKK