Acontecer marítimoDestacado

Hidramar genera 50 empleos en un contrato con Transocean

Hidramar ha comenzado los trabajos de reparación del buque perforador “Deepwater Corcovado”, atracado en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, que están planificados hasta finales de septiembre según los términos del contrato firmado con la compañía internacional Transocean. Se trata de trabajos de acero, mecánicos, hidráulicos y de tubería, entre los que destaca el reacondicionamiento de la chimenea de expulsión de gases (flare boom).

Dada su ubicación en un punto elevado resulta necesario contar con técnicos IRATA (Industrial Rope Access Trade Association), es decir, expertos en trabajos en altura. Asimismo los trabajos involucran a profesionales de diferentes especialidades tales como tuberos, caldereros, soldadores, pintores, técnicos expertos en ensayos no destructivos (NDT), hasta completar unas 50 personas que están implicadas en este proyecto.

De esta cantidad destacan 25 nuevas contrataciones de personas que estaban en situación de desempleo y que se han sumado a la plantilla de Hidramar. El superintendente del proyecto, Raimundo Vega, afirma que “gracias a que cumplimos estrictamente los plazos de trabajo y garantizamos siempre la máxima calidad, los clientes deciden no solo venir a trabajar con nosotros, sino repetir, lo cual es motivo de orgullo”.

Un intento de bloqueo fallido 

Antes de la llegada del citado buque perforador, que hasta hace poco se llamó “Ocean Rig Corcovado”, la consignataria Hamilton & Cía. cerró ilegalmente el acceso al muelle Reina Sofía, de los bolardos 7 al 16, mediante un vallado franqueado con cadenas y candados, donde días después atracaría el barco, intentando prohibir el acceso a otras empresas a dicha zona.

Estos hechos y la falta de actuación de Autoridad Portuaria de Las Palmas de Gran Canaria, dieron lugar a que los trabajadores de Hidramar decidieran personarse ante el citado organismo para elevar un escrito pidiendo que, como rector del ente portuario, interviniera y aclarara la situación.

Después de reunirse con el entonces director, Esteban del Nero, la Autoridad Portuaria notificó a Hidramar que, efectivamente, la acción de Hamilton & Cía. era ilegal y que el acceso al muelle estaba garantizado de nuevo. 

Personal de Hidramar trabajando con el buque "Deepwater Corcovado"
Personal de Hidramar trabajando con el buque “Deepwater Corcovado”

Fotos: cedidas

Anterior artículo

A propósito del avión llamado “Los Llanos de Aridane”

Siguiente artículo

Escala del catamarán “Volcán de Tagoro” en Papetee, Tahití