Del país de Finlandia

Halosenniemi, la casa del pintor Pekka Halonen

Una de las casas más llamativas de la comunidad artística situada a orillas del lago Tuusula, distante unos cincuenta kilómetros de la capital de Finlandia, es una imponente villa de madera de pino finlandés conocida como Halosenniemi, es decir, la “pequeña cabaña” del pintor Pekka Halonen (1865-1933) y su familia, diseñada por el propio artista y su hermano Antti y cuya construcción finalizó en 1902.   

Los expertos consideran la arquitectura de Halosenniemi como una expresión de las aspiraciones culturales de la etapa nacional romántica de Finlandia. A comienzos de la década de 1890, muchos artistas finlandeses construyeron villas de estudio en zonas rurales y las habitaron todo el año y su objetivo pretendía construir un estilo distintivo finlandés mediante la integración de la arquitectura local y elementos tomados de otras culturas.

En el diseño de las villas, los artistas adaptaron el diseño de los estudios de dos plantas que habían visto en París, con tipologías de techos altos, grandes ventanales y escaleras que conducían a las habitaciones del primer piso a través de un balcón interior. En revistas como “The Studio”, los artistas estudiaron imágenes de casas de campo inglesas con chimeneas abiertas y tomaron prestada una mezcla de influencias de la arquitectura noruega, sueca, suiza y rusa, que incorporaron con elementos adaptados del diseño de casas de madera de Karelia y otros estilos locales de arquitectura finlandesa.

Pekka Halonen estudió durante cuatro años en la Escuela de Dibujo de la Sociedad de Arte de Finlandia y en la primavera de 1890 se graduó con excelentes calificaciones y recibió una beca para continuar sus estudios en el extranjero. Al igual que muchos otros artistas finlandeses de su generación, viajó a París y allí estudió en la Academia Julian y después con Paul Gaugin, así como en la Academia Vitti, donde se cultivó con gran solvencia artística. Halonen describió a sus compatriotas con gran honestidad y sensibilidad, mostrando un regalo notable para capturar un retrato vívido y auténtico del carácter nacional finlandés.

En 1895, Pekka Halonen se casó con una joven estudiante de música, Maija Mäkinen. En los primeros años vivieron en varios lugares antes de establecerse en 1898 en la silenciosa Tuusula. A partir de entonces, Halonen combinó con frecuencia viajes de esquí y pintura por la ribera del apacible lago y en uno de sus recorridos se enamoró de un lugar que declaró ser el lugar perfecto para lo que más tarde se convirtió en Halosenniemi, visita obligada en nuestro recorrido por la región, gracias al interés y buen hacer de Markku Keinänen y Pekka Tolonen.

Al tener su propio estudio, Halonen pudo dedicarse a la pintura en la paz y la tranquilidad del ámbito rural. Con el paso de los años la familia Halonen creció y tuvo una descendencia de ocho hijos que vivió de manera modesta y feliz a orillas del lago Tuusula. De Maija Halonen se encuentra que era una mujer muy trabajadora y diestra, cosía ropa, cuidaba su huerta de hortalizas y tradujo literatura de italiano, noruego, sueco y alemán al finlandés.

En el paisaje cercano a Halosenniemi, Pekka Halonen encontró una fuente inagotable de inspiración para su capacidad cfreadora. Muchas de sus pinturas representan escenas simples de su entorno cotidiano, como “Sauna en la nieve” (1908), que captura vívidamente la quietud y la fragancia sutil de la nieve recién caída. Al igual que el maestro Jean Sibelius, Halonen tenía en Tuusula un amplio círculo de artistas amigos y parientes que le proporcionaban una fuente diaria de estímulo social y cultural, hasta su fallecimiento ocurrido el 1 de diciembre de 1933.

Halosenniemi realza la tradición arquitectónica finlandesa
Halosenniemi realza la tradición arquitectónica finlandesa
En esta casa el pintor Pekka Halonen realizó la mayor parte de su trabajo
En esta casa el pintor Pekka Halonen realizó la mayor parte de su trabajo
En la vivienda destaca un gran ventanal para captar la luz
En la vivienda destaca un gran ventanal central para captar la luz
Balcón de una de las habitaciones de las hijas de Pekka Halonen
Balcón de una de las habitaciones de las hijas de Pekka Halonen
Lago Tuusula, fuente de inspiración de los artistas finlandeses
Lago Tuusula, fuente de inspiración de los artistas finlandeses

Bibliografía

www.halosenniemi.fi

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

Algérie Ferries contrata en China el ferry que arrebató a Barreras

Siguiente artículo

Un avión de Binter se llamará “La Palma - Isla Bonita”