Acontecer marítimoDestacado

Gratitud a Sanidad Exterior por su gestión durante la pandemia

La Asociación Provincial de Consignatarios de Tenerife ha querido agradecer personalmente a Sanidad Exterior en Tenerife su buen quehacer, especialmente desde el comienzo de la pandemia. Razón por la cual, representantes de la patronal se han reunido con la jefa de dependencia de Sanidad Exterior de Santa Cruz de Tenerife, Almudena Rivera, con la que han conversado acerca de las diversas circunstancias que se han dado en el puerto tinerfeño durante la gestión de esta situación excepcional desde los primeros momentos de la declaración del Estado de Alarma.

“Periodo durante el cual el buen trabajo de esta dependencia ha sido fundamental e indispensable para la continuidad de la actividad del puerto en unas circunstancias tan difíciles”, resalta David Hernández Cabrera, presidente de la patronal consignataria.

Esta unidad de gestión, dependiente de la Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, es responsable del control y vigilancia de las condiciones higiénico-sanitarias en el tráfico internacional tanto de mercancías como de personas y, por tanto, de la aplicación de medidas sanitarias a la entrada y salida de viajeros y productos.

“Su labor ha sido esencial para los cambios de tripulación y para la gestión de las condiciones sanitarias en los buques, especialmente en los que durante este tiempo han permanecido fondeados en nuestro puerto”, destaca Teresa Pérez, gerente de la Asociación de Consignatarios.

Durante la reunión se propusieron algunos puntos de mejora en la comunicación con la finalidad de proporcionar mayor fluidez a los intercambios de información. Al mismo tiempo, los responsables de la Asociación Provincial de Consignatarios se han puesto a disposición del servicio de Sanidad Exterior “para seguir colaborando en todo aquello que pueda facilitar en adelante su valiosa labor”.

Foto: cedida

Anterior artículo

Cuarentena para un buque cochero en el puerto de Vigo

Siguiente artículo

El Brexit, una oportunidad para zonas francas. El caso canario