Acontecer marítimoDestacado

GNV duplica su presencia y asedia la hegemonía de Balearia

Parece ser que GNV está dispuesta a enmendar los errores cometidos desde su llegada a Baleares, en ocasiones con una errática operativa y anuncia la próxima incorporación de dos buques que suponen, en la práctica, duplicar su capacidad y vienen a sumarse a los buques “GNV Bridge” y “GNV Sealand”.

Uno de ellos es un viejo conocido, el ropax “Tenacia” –aunque su gemelo “Forza” estaba en mejores condiciones, al menos cuando operaba para Trasmediterránea– fletado por cinco años y el otro es el ferry “Majestic”, un barco entrado en años, en servicio desde mayo de 1993.

Con cuatro buques disponibles, la capacidad y el margen de maniobra de GNV es mucho mayor. La competencia será contundente en las líneas Barcelona-Palma y Valencia-Palma, que es donde está el meollo de la cuestión en cuanto a carga y pasaje y quizás sea más equilibrada en las líneas que enlazan con Ibiza y Menorca.

Enfrente está Trasmed, que, al igual que GNV tiene fortaleza financiera suficiente para darle vuelta a la tuerca cuantas veces sean necesarias y Balearia, que comienza a sentir la presión de dos grandes que han llegado para quedarse y para hacerle la vida imposible a quien hasta ahora ha tenido la hegemonía en el mercado balear.

Balearia ha aprovechado dos factores importantes: la manifiesta debilidad de Trasmediterránea desde la época de Acciona y una capacidad de reacción y respuesta que ha tenido efectos positivos. Pero igual éste ha sido el último año en el que Adolfo Utor y el comité de dirección brinda con champán francés por los buenos resultados obtenidos.

El buque ro-pax «Tenacia» en e puerto de Barcelona, en una escala anterior a su flete por Trasmediterránea

Fotos: Manuel Aguilera Panadero

Anterior

La alta concentración de gases condiciona el acceso por el sur

Siguiente

Una plataforma sin permiso de atraque, frente a Tenerife

1 Comentario

  1. Elisa
    11 diciembre, 2021 at 7:49 pm — Responder

    Si Transmediterránea, no reforma sus barcos por dentro y no les lava la cara, no seré jo quién viaje con ellos, este verano viaje en el ciudad de Palma y daba asco, las butacas rotas, pegadas con precinto…repito daba asco, al final viajamos dentro del coche en cubierta…

Responder a Elisa Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *