Acontecer marítimoDestacado

Gandia es un “competidor agresivo y fuerte” para Balearia

En la presentación de la memoria corporativa 2018 de Balearia, celebrada el pasado 3 de abril en Denia, el presidente de la citada compañía naviera, Adolfo Utor, reconoció que si las instalaciones del citado puerto tuvieran las mismas condiciones que las de la Safor, donde se encuentra el puerto de Gandia, se conseguiría “más competitividad” y se podría invertir en mejorar fachada marítima, leemos en la edición digital del periódico valenciano Las Provincias.

Al mismo tiempo, Utor lanzó un mensaje a la clase política de la que él perteneció en otro tiempo, al decir que “nuestros munícipes, si no entienden lo que quiere decir competitividad, difícilmente entenderán la necesidad que tiene el puerto de Denia de facilitarle el acceso a todos los pasajeros. Si en Gandia lo entienden muy bien, Balearia tendrá más complicado competir” e insistió en que ello supone un hándicap respecto del puerto de la capital de la Safor “que hemos de superar, con ayuda o sin ayuda”.

Dice la crónica de Las Provincias que el presidente de Balearia se mostró muy crítico con el gobierno local por el “poco interés” que ha demostrado para conseguir que el puerto de la ciudad “se convirtiera en un gran referente” y al mismo tiempo criticó también a la Generalitat valenciana. Defendió que unos buenos accesos son esenciales para ser competitivos frente a otras ciudades, como Gandia, que dependen del Estado y que gozan de mejores condiciones en cuanto a tasas y canon.

Sin embargo, Utor afirmó que “no le preocupa” la proyección que está adquiriendo el puerto de Gandia, en el que se ha instalado el Grupo Armas-Trasmediterránea en la línea Ibiza-Palma, porque “la competencia es saludable”, pero matizó que Denia, al depender del Consell, tiene que afrontar unos inconvenientes que no se dan en Gandia, que tildó de “competidor agresivo y fuerte”.

Foto: Alex Oltra

Anterior artículo

Fred. Olsen ha transportado 700.000 pasajeros en 100 días

Siguiente artículo

Tres B-737 Max 8 de Norwegian, aparcados en Gran Canaria