Del Cronista Oficial

Fuencaliente, duodécimo municipio de La Palma (1837)

Fuencaliente de La Palma cumple hoy 181 años de su nacimiento como municipio. Desde 2012, en que se instituyó oficialmente el Día del Municipio, la efeméride sirve para recordar el acontecimiento importante en la historia local, que tiene su punto de partida en la segregación de Mazo, del que hasta entonces había sido un barrio alejado y pobre y sus gentes sobrevivían gracias a la ganadería, la pesca y su ingenio como agricultores y el aprovechamiento forestal.

En el transcurso de tantos años se han vivido vicisitudes de todo tipo, hasta el punto de que en algunos momentos llegó a pedirse la anexión de nuevo a Mazo, a la vista de las dificultades que tenía para la recaudación de impuestos y su contribución a las arcas del Estado. Lo impidió, en el último momento, un enérgico sentimiento patrio de quienes en aquel momento fueron sus protagonistas.

El despertar de Fuencaliente llegaría a finales de los años sesenta del siglo XX, gracias al esfuerzo de los que se quedaron y las remesas del trabajo duro de quienes emigraron a Venezuela y a Tenerife. Con el progreso llegó la luz eléctrica y el canal del agua y con ella nació la agricultura en la Costa, que desde entonces es un claro referente insular.

No decayó el ánimo. Mejoraron las comunicaciones y la asistencia social. La viticultura se ha convertido en un episodio de prestigio. El turismo tiene en Fuencaliente a uno de los mejores espacios de la isla de La Palma, articulado en torno a los volcanes y una potente instalación hotelera. El redescubrimiento de la Fuente Santa, lejos de ser una fuente de riqueza, está envuelta en una compleja maraña. El trabajo de los hombres y las mujeres de este pueblo hace realidad, día tras día, el nacimiento de un nuevo amanecer.

* * * * * 

La división prehispánica de la Isla, delimitada por las condiciones de la geografía insular, contribuyó a la configuración del nuevo mapa administrativo insular cuando se promulgó la Constitución de 19 de marzo de 1812 -la famosa Pepa, de la que en este año se celebra su bicentenario-, que en su artículo 308 configuró la creación de los municipios del territorio nacional, once de los cuales correspondieron a la isla de La Palma: Breña Alta, Breña Baja, Mazo, Los Llanos de Aridane, Tijarafe, Puntagorda, Garafía, Barlovento, San Andrés y Sauces, Puntallana y Santa Cruz de La Palma.

El 11 de agosto de 1836, el Ayuntamiento de Mazo había acordado dar curso al informe que sobre la segregación de Fuencaliente había solicitado el gobernador civil de la provincia de Canarias. Se consideraron justas las reivindicaciones de los fuencalenteros y se fijaron los límites del nuevo territorio municipal, que se hicieron coincidir con los de la jurisdicción parroquial fijada cuatro años antes.

Sin embargo, en enero del citado año, a tenor de lo dispuesto en el real decreto de 23 de julio de 1835 sobre ayuntamientos, se nombró a Francisco Torres teniente de alcalde para Fuencaliente, que era vecino del pueblo. Casi finalizando el año, la Diputación Provincial de Canarias otorgó el visto bueno a la creación del nuevo municipio.

El 19 de febrero de 1837, Fuencaliente consiguió la segregación efectiva y el 14 de agosto de ese mismo año, El Paso lo hizo de Los Llanos de Aridane. Por último, el 16 de septiembre de 1925, Tazacorte obtuvo la independencia municipal de Los Llanos de Aridane, con lo que se alcanzó la configuración administrativa insular que conocemos en la actualidad, dividida en 14 municipios.

En la génesis del proceso, sabemos que los vecinos del pago de Fuencaliente, en reiterados escritos a la Diputación Provincial de Canarias, alegaban entre otras razones para lograr la independencia municipal, encontrarse muy distantes del núcleo urbano de Mazo, con el trastorno que ello ocasionaba y la carencia de servicios tales como “cementerio municipal, corral y cárcel” y sostenían que, además, “existía patrimonio suficiente para vivir como municipio”.

Estas alegaciones de un pueblo que quiso vivir su propia independencia municipal, conoció diversos impedimentos y dilaciones. Sin embargo, el grupo de patriotas que había asumido tan difícil empeño no cedió en sus legítimas aspiraciones, hasta que la Diputación Provincial, en un oficio fechado el 7 de diciembre de 1836, accedió y autorizó finalmente la segregación solicitada.

El 12 de febrero de 1837 se celebró la Junta de Parroquia y, una semana después, el día 19, se procedió a la constitución del primer ayuntamiento de Fuencaliente.

El documento que acredita la reunión de la Junta de Parroquia –y que se conserva en buen estado en los archivos municipales- se expresa en los siguientes términos y de él hemos respetado su ortografía:

“En este pago de Fuencaliente Lugar de Mazo Isla de La Palma hoy Domingo doce de febrero de mil ochocientos treinta y siete años, el Sr. D. José Yanez Alcalde 1º Constitucional de dicho lugar, a consecuencia del Decreto de Cortes de veinte y tres de Mayo de mil ochocientos doce y de lo dispuesto por la Exma. Diputación Provincial de Canarias en oficio de siete de Diciembre ppdo. conbocados a virtud de citación todos los ciudadanos avecinados y residentes en dicho pago después de celevrarse la Misa parroquial por su S. cura y echó un discurso analogo a esta circunstancia se constituyeron en el puesto de costumbre y se dio principio a la Junta de Parroquia nombrando por aclamación de entre los ciudadanos presentes los escrutadores que lo fueron D. José Hernández de la Cruz y D. Blas Pestana de Paz y un Secretario que fue D. José María Hernández García todo a puerta avierta enseguida pregunto el Sr. Presidente si algún ciudadano tenía que oponer alguna queja relatiba a cohecho o soborno para que la elesión recayera en Determinada persona y no haviendo sido producida alguna se procedió inmediatamente al nombramiento de los nueve electores que le caven a dicho pago en proporción a su vecindario con arreglo al decreto de cortes de 23 de Marzo de 1821. Acercándose cada uno de los Ciudadanos a la mesa en donde se hallava al Sr. Presidente, escrutadores y Cecretario desinandose nuebe personas, igual al número de eletores que caven a dicho pago los que al referido Cecretario escribió en una lista concluido este apto el Sr. Presidente escrutadores y Cecretario reunieron las listas publicando el primero en alta bos los nombres de los ciudadanos que salieron nombrados Eletores que lo fueron D. Francisco Torres D. Antonio Hernandez Rodríguez D. Antonio Fernández Cabrera D. Antonio Felipe Torres D. Mariano Pérez Ríos D. Blas Hernández Cabrera con lo que se concluyó el acto y firma el Sr. presidente con su Señal de Cruz acostumbrada de que el presente Secretario da Fe” [1].

El acta de constitución del primer Ayuntamiento de Fuencaliente de La Palma se expresa en el siguiente tenor literario, en el que también hemos respetado la transcripción textual:

“En el pago de Fuencaliente Lugar de Mazo Isla de La Palma hoy domingo diez y nueve de Febrero de mil ochocientos treinta y siete Años reunidos en la Sala consistorial vajo la presidencia del Sr. D. José Yanez Perez Alcalde primero constitucional de dicho lugar por Ante mí el presente Secretario los Señores Eletores nombrados por botación popular según consta en la nota de la Junta Parroquial Selebrada en el Domingo dose del presente mes Según lo dispuesto por la Exma. Diputación provl. en oficio de ciete de Dicb. de mil ochosiento treinta y seis después de haver conferenciado estos señores entre si sobre las personas que podían desempeñar los empleos municipales de República que Son en este pago un Alcalde Cuatro Regidores y un procurador cindico con arreglo al Artículo 4º del Decreto de Cortes de veinte y tres de Mayo de mil ochocientos doce y lo fueron por haver reunido la pluralidad absoluta de botos D. Antonio Hernández Rodríguez para alcalde con seis botos D. Francisco Morera para Primer Regidor con seis botos D. Mariano Pérez Rios para segundo Regidor con cuatro botos D. Blas Hernández Garcia para tercero Regidor con cinco botos D. Antonio Felipe Torres para cuarto Regidor con cinco botos para procurador Sindico D. Marcos Doming. con siete botos con lo que se disolvió y concluyo el apto que firma el Sr. Presidente con su señal de cruz acostumbrada del que presente Secretario da fe” [2].

Había nacido, pues, un nuevo municipio, el número doce de la historia contemporánea de La Palma. Situado en el vértice sur de la isla, allí donde la gigantesca nave pétrea anclada en el Atlántico inmenso e infinito se convierte en proa y tajamar, salpicado de conos volcánicos que evidencian su formación geológica, y jalonado de hermosos pinares y viñedos que han dado su razón de ser.

Un pueblo pobre, humilde, pero legitimado en sus aspiraciones. El comienzo de una nueva vida que hizo posible el crecimiento y la consolidación del municipio que conocemos hoy, en el que honrosamente nacimos y llevamos dentro su latido constante y vital. En verdad, un sueño hecho realidad.

Bibliografía:

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (1994). Fuencaliente. Historia y tradición. Ayuntamiento de Fuencaliente de La Palma y Cabildo Insular de La Palma. Ediciones La Palma. Madrid.

Velázquez Ramos, Cirilo (1999). Historia general de Villa de Mazo. Ayuntamiento de Villa de Mazo y Cabildo Insular de La Palma. Santa Cruz de Tenerife.

Notas:

[1] AMFDLP. Libro de Actas. Sesión de 12 de febrero de 1837. Este histórico documento ocupa el primer folio del primer legajo de los libros de actas del Ayuntamiento de Fuencaliente. Transcrito en Díaz Lorenzo, Juan Carlos. “Fuencaliente. Historia y tradición”Pp. 145-147. Ediciones La Palma. Madrid, 1994.

[2] AMFDLP. Libro de Actas. Sesión de 19 de febrero de 1837. Una característica de los documentos consultados es su buen estado de conservación y la facilidad, por lo general, conque resulta posible entender la escritura.

 Foto: Jonay Brito

Anterior artículo

FRS pone a punto el rolón “Miramar Express” en Gibraltar

Siguiente artículo

Navantia y Bath Iron logran el contrato para la U.S. Navy