Acontecer marítimoDestacado

FRS Iberia caldea el ambiente en la línea Ibiza-Formentera

Acuciada por el desplome del tráfico de las líneas del Estrecho y en un ejercicio de supervivencia, la compañía hispano-alemana FRS Iberia trata de encontrar hueco en el mercado de Baleares. Con su último movimiento en la línea Ibiza-Formentera ha destapado su objetivo: que se convoque un concurso público para que le permita hacerse con una tajada mayor de la tarta que en la actualidad se reparten Trasmapi, Balearia y Aquabus. Algo que ya era de dominio público en el ambiente marítimo de Baleares antes de que llegara la última de la fila.

Aun en el caso de ese posible supuesto –el del concurso público– la recién llegada FRS Iberia no lo tiene fácil. Y tampoco se lo van a poner fácil. El pasado 28 de junio comenzó sus operaciones con cuatro viajes diarios al precio de 10 euros el billete, que es el más barato que hay en el mercado. Incluso es posible, como apuntan medios marítimos ibicencos, que sea una tarifa a pérdidas con tal de hacerse un hueco en un mercado muy polarizado. Es cuando menos curioso que no suceda lo mismo en la línea Alcudia-Ciudadela, donde FRS Iberia compite con unas tarifas muy similares a las de Balearia.

En la presentación ayer de la nueva línea Ibiza-Formentera, Ronny Moriana, el director general de FRS Iberia, se ha despachado a gusto con algunas perlas que no han gustado nada en el sector turístico y marítimo ibicenco. Ha dicho, entre otras cosas, que el hecho de que existan 160 salidas diarias en verano, con una ocupación media del 20%, “económicamente y también en temas ambientales, es un crimen”.

“Sobran barcos pero faltan navieras” para que exista “competencia real” en el tráfico de las Pitiusas y se refiere al “duopolio” de Trasmapi y Balearia, con lo que desprecia el protagonismo de Aquabus –que también tiene su cuota y planes de futuro– y pretende que se reduzca el número de trayectos con el argumento de que “cualquier día habrá problemas de seguridad”, según leemos en la edición digital de noudiari.es. Reducción que, llegado el caso, es de suponer afectaría también al número de viajes que en la actualidad realiza FRS Iberia e incluso podría traducirse en su salida del mercado.

El recién llegado ha estado poco afortunado en sus declaraciones. Denuncia que las otras navieras “han multiplicado por dos o tres” el número de salidas diarias en la línea Ibiza-Formentera un día después de que FRS Iberia anunciara su llegada a las Pitiusas: “Habría que preguntarse por qué sacan todos los barcos para ocupar un espacio público con la intención de que nadie entre”. La respuesta parece más fácil de lo que cabe imaginarse. Zapatero a tus zapatos.

Foto: FRS Iberia

Anterior

“Federico García Lorca”, veinte años de un hito de Balearia

Siguiente

Las tarifas de FRS decepcionan en la línea Alcudia-Ciudadela