Acontecer marítimoDestacado

Fred. Olsen sustenta las razones que le amparan en Agaete

Fred. Olsen entiende que la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la explotación del puerto de Agaete, “en ningún caso” señala que el uso exclusivo para el tráfico comercial del muelle constituya una Ayuda de Estado, ni que la naviera haya ocupado de manera irregular desde el año 1994 la mayor parte de la superficie del puerto sin tener título alguno que lo amparase, informa la edición digital de Canarias 7.

Al contrario, Fred. Olsen dice que se siente satisfecha por el hecho de que en ambas sentencias se declare ajustado a derecho que opere en el puerto de Agaete, sin que previamente haya mediado concurso público, ya que fue la primera naviera que solicitó atraque en el puerto dependiente de la Comunidad Autónoma, en el que tiene presencia desde 1994, en la línea que enlaza con la capital de Santa Cruz de Tenerife.

En su apartado 130, la sentencia recoge que la posibilidad de que haya (o no) ayuda de Estado “no se asienta en modo alguno en el mero hecho de que Fred. Olsen haya podido ser la única usuaria del puerto de Agaete con fines de tráfico comercial, sin que la Dirección de Puertos convocara licitación alguna”. El concepto de ayuda estatal depende únicamente de la cuestión de si una medida estatal confiere o no una ventaja financiada mediante fondos estatales a una o varias empresas.

El fallo recoge que la Comisión Europea, que había archivado la denuncia interpuesta por Naviera Armas, debe revisar el caso, abrir un procedimiento formal de investigación y pronunciarse nuevamente si las tasas portuarias abonadas por Fred. Olsen, “asimilables a cánones percibidos por la utilización del puerto de Agaete, eran de un importe al menos equivalente a la compensación que un operador privado, actuando en condiciones de competencia normales, habría podido obtener en contrapartida de la puesta a disposición de esa infraestructura”.

Afirma Fred. Olsen que el Tribunal de Justicia reitera que “lo único que tiene que analizar” la Comisión es si con las tasas que paga por la utilización del puerto de Agaete –dos millones de euros en 2018– quedan cubiertos los costes de amortización de la infraestructura y se genera un beneficio razonable para el ente Puertos Canarios (en cuyo caso se concluiría que no habría Ayuda de Estado) o no.

Como señalan los hechos probados de la sentencia del alto tribunal europeo, Fred. Olsen opera en el puerto de Agaete en virtud de una autorización administrativa otorgada por la Dirección General de Marina Mercante de fecha 21 de diciembre de 1994, y abona desde entonces todas las tasas previstas en el decreto legislativo 1/1994, de 29 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de tasas y precios públicos de la Comunidad Autónoma.

Entiende Fred. Olsen que, a partir de esta sentencia, la Comisión debe abrir un procedimiento formal para analizar si las tasas que paga por su uso del puerto de Agaete “son las correctas o no, y podría o bien volver a archivar el asunto, declarando que no ha habido ayuda de estado, o declarar que sí la habido, cuantificando la misma. En definitiva, se trata de un asunto cuya única consecuencia sería económica, pero en nada afectaría a la situación de Fred. Olsen como usuario único del puerto de Agaete”, afirma.

Se trata, además, de una situación jurídica avalada en varias ocasiones por los tribunales españoles. La más reciente se refiere a la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC de 22 de diciembre de 2017, confirmada por el Tribunal Supremo mediante Providencia de 19 de julio de 2018, en el asunto del concurso público convocado por Puertos Canarios para repartir en ventanas horarias el puerto de Agaete. Sentencia que estimó el recurso interpuesto por Fred. Olsen y declaró nulos de pleno derecho el concurso los pliegos de administrativo y técnico, y la propia adjudicación del concurso, dejando todo ello sin valor ni efecto alguno.

Foto: cedida

Anterior artículo

Del cronista oficial de Fuencaliente, 40 años después

Siguiente artículo

Catorce muertos en el incendio de un submarino nuclear ruso