Venezuela en la memoria

Flota de la CAVN: “Yaracuy” (1955-1977)

La Compañía Anónima Venezolana de Navegación (CAVN) había cumplido cuarenta años de existencia desde su fundación en 1917 cuando, en tiempos del presidente Marcos Pérez Jiménez, renovó su flota con la incorporación, de nueva construcción, de cuatro buques de línea construidos en Holanda, que fueron en su momento un alarde de tecnología y capacidad operativa.

Los nuevos buques de la CAVN recibieron los nombres de “Aragua”, “Mérida”, “Sucre” y “Yaracuy”. El último de ellos tomó forma en el astillero N.V. Gusto, en Schiedam (Holanda), de cuya factoría era la construcción número 274 y entró en servicio en diciembre de 1955. Era el típico “tres islas”, un carguero convencional dotado de cinco bodegas –una de ellas frigorífica–, 14 puntales y una pluma real de 40 toneladas, así como camarotes para 35 tripulantes y 12 pasajeros.

De 3.127 toneladas brutas, 2.900 toneladas netas y 5.102 toneladas de peso muerto, medía 116,70 m de eslora total -107,60 m entre perpendiculares-, 15,90 m de manga, 9,45 m de puntal y 6,19 m de calado. Estaba propulsado por dos motores Nordberg acoplados a un eje mediante reductoras y sumaban una potencia de 4.200 caballos, lo que le permitía mantener una velocidad de crucero de 14 nudos. Código IMO 5395149.

Por espacio de dos décadas navegó en las líneas regulares entre Venezuela y el norte de Europa. En 1977 el buque causó baja en la flota de la CAVN y sería utilizado como pontón, aunque posteriormente acabo hundido en el delta del río Orinoco, donde se encuentra desde ¿1982? y como se puede apreciar en la foto de Benicio Tosar, tomada en diciembre de 2021, todavía resulta fácil reconocer la silueta de este buque, exponente de otra época de la Marina Mercante de Venezuela.

Estado en el que se encuentra el buque «Yaracuy» (diciembre de 2021)

Fotos: histarmar.com.ar y Benicio Tosar 

Anterior

Navantia muestra interés por la eólica offshore en Granadilla

Siguiente

La “joya tecnológica” de Balearia tiene un problema de sobrepeso

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *