Acontecer marítimoDestacado

Fepeco pide a Puertos de Tenerife la “defensa firme” de las empresas locales

El presidente de FEPECO, Óscar Izquierdo, solicita al presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife “contundencia para defender a las empresas locales, frente a los atropellos injustificados de empresas que vienen de fuera y a las que se les adjudican las obras”.

“A las empresas isleñas no nos queda más remedio que entrar como subcontratistas, lo que significa, generalmente, pasar por un verdadero calvario para cobrar las distintas certificaciones. Nos vemos desamparados y necesitamos del apoyo institucional, para resolver los pagos en tiempo y forma, porque hay que recordar, que la mejor ayuda que puede recibir una empresa es que se cobre a tiempo lo que se ha ejecutado”, agrega Izquierdo.

El combativo presidente de FEPECO señala que “hay que hacer valer la autoridad, nunca mejor dicho, para que las empresas que vienen de la península asuman sus responsabilidades, como exige la normativa vigente y no asfixien  a las empresas canarias, dilatando el pago de las certificaciones, con disculpas insostenibles, porque es necesario fortalecer el tejido empresarial canario de la construcción, para mantenerlo vivo y evitar su desaparición”. 

FEPECO se refiere al caso concreto de la obra “Saneamiento de la Dársena de Cueva Bermeja en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife” adjudicada una empresa nacional y que ha sido subcontratada a varias empresas locales.

“A la hora de la presentación de la certificación y proforma de liquidación por parte de una subcontratista –explica Óscar Izquierdo–, la empresa nacional no acepta esta certificación y alega una serie de desperfectos y sobrecostes, que pretende imputar a la empresa local. Ésta, por su parte, asegura la calidad de los trabajos ejecutados, contratando a una empresa certificadora externa, quien realiza las pruebas pertinentes para legitimar la calidad sobre los mismos, todo ello y siempre con la intención de resolver las discrepancias, incluso se ofrece a reparar todos los desperfectos que la contrata le indique, no pudiendo ésta, justificar ninguno de los desperfectos que sostiene que corresponden a la empresa subcontratista. La empresa nacional se ha mantenido hasta la fecha sin abonar la factura liquidataria, así como los correspondientes intereses, ascendiendo en la actualidad el total de la deuda a un montante significativo y vital para la supervivencia de esa empresa y otras que están en la misma situación. La empresa local ha intentado reiteradamente llegar a un acuerdo mediante diversas comunicaciones mantenidas con quien era jefe de obra y posteriormente con el responsable de la empresa nacional aquí, sin éxito alguno”.

Agrega que “se ha procedido a informar a la Autoridad Portuaria de esta situación, desde el primer momento y  en muchas ocasiones, se han mantenido encuentros presenciales y múltiples llamadas telefónicas, para intentar llegar a un acuerdo, pero a día de la fecha, la única  respuesta  por parte del deudor es que no van a pagar nada,  por lo que la única forma de resolver esta situación de impago, como sucede con demasiada frecuencia, es la demanda a  la empresa nacional por incumplimiento del pago y a la Autoridad Portuaria como responsable solidario”.

El presidente de FEPECO entiende que “estas situaciones anómalas, pero muy frecuentes, se solventarían, si hubiera valentía política en nuestros responsables públicos y en las distintas administraciones o entidades canarias, para hacer cumplir las leyes como tiene que ser y defender a los subcontratistas locales, frente a la arrogancia de empresas que vienen de fuera, pensando y actuando como si Canarias fuera un territorio de ultramar del siglo XIX. Los canarios para este tipo de comportamientos altaneros, tenemos una palabra muy precisa que los identifica despectivamente”.

Foto: cedida

Anterior artículo

TMG firma un convenio para mejorar su eficiencia energética

Siguiente artículo

Crucero de instrucción del buque-escuela “Intermares”