Acontecer marítimoDestacado

Espía inacabado

El puerto de Vigo recibió el pasado viernes 19 de agosto la escala del crucero de turismo “Minerva”, abanderado en Bahamas, procedente de Portsmouth en viaje a Leixoes. Fue una visita fuera de lo común en este tipo de barcos, de 14 horas de duración. A bordo, en esta oportunidad, 236 pasajeros y 181 tripulantes. Durante su estancia salieron siete autobuses con las excursiones contratadas a bordo, a los destinos de interés: Compostela, Cambados y Bayona. De la consignación se ocupó la delegación de Pérez y Cía., informa Alfredo Campos Brandón, autor de las fotos que acompañan.

Este buque tiene un origen llamativo. El casco, construcción número 1 del astillero Okean, en Nikolayev, ciudad de Ucrania, estaba destinado a un buque de investigación y espionaje de la Marina de Guerra de la URSS –“Okean”, sobre el proyecto– cuya construcción comenzó en 1989, pero unos meses después, debido a la desintegración de la Unión Soviética, las obras quedaron paradas.

En origen iba a ser un buque de espionaje a inteligencia militar
En origen iba a ser un buque de espionaje a inteligencia militar

Así transcurrieron varios años, hasta que en 1994, la sociedad Swan Hellenic Cruises, filial de V-Ships, compró el casco a precio de saldo con la finalidad de transformarlo en crucero de turismo. Para ello hubo que terminar las obras fundamentales que permitieron su botadura, el 10 de diciembre de 1994 y, a continuación, fue remolcado a los astilleros T. Mariotti, en Génova (Italia), donde se procedió a su reconversión para dedicarlo a turismo de expedición, una modalidad que está creciendo mucho en los últimos años. Es decir, frente a la oferta clásica de las grandes compañías con itinerarios muy estandarizados, ha surgido una opción diferenciada que permite llegar a donde otros no llegan. Y eso tiene su clientela, y cada vez más.

Bautizado con el nombre de “Minerva”, entró en servicio el 29 de abril de 1996 y el 7 de junio siguiente fue oficialmente bautizado en Londres, dando comienzo, a partir de entonces, a su explotación comercial con una programación de cruceros por Europa y el Mar Báltico, entre otros destinos.

En mayo de 2003 fue fletado por dos años por Saga Holidays y rebautizado “Saga Pearl”. Al vencimiento del contrato se abrió una nueva etapa de tres años de duración por cuenta del tour operador alemán Phoenix Reisen y el buque de esta historia pasó a llamarse “Alexander von Humboldt”, en homenaje al científico y botánico germano (1769-1859) tan arraigado a Tenerife en su célebre visita acontecida en 1799.

Es un buque dedicado a un segmento que huye de la masificación convencional
Es un buque dedicado a un segmento que huye de la masificación convencional

En enero de 2008 se constituyó la sociedad Artica Adventure & Cruise Shipping, domiciliada en Nassau (Bahamas) y cuando acabó el contrato con Phoenix Reisen, pasó a su control por espacio de seis años rebautizado con el nombre original de “Minerva”.

De 12.331 toneladas brutas y 1.500 toneladas de peso muerto, mide 133 m de eslora total, 20 m de manga y 4,50 m de calado máximo. Está propulsado por dos motores MAN B & W PC2-6E, con una potencia de 6.920 kw sobre dos ejes que accionan igual número de hélices de paso variable y le permite mantener una velocidad de 16 nudos.

Tiene capacidad para 350 pasajeros en 181 cabinas –de ellas 44 exteriores con balcón privado– con un estándar clásico para este tipo de viajes, ambientado en estilo inglés. Entre noviembre de 2011 y febrero de 2012 ha sido modernizado en los astilleros Lloyd Werft, en Alemania. Código IMO 91441196.

Fotos: Alfredo Campos Brandón (alfysumundonaval.com)

Anterior

Propuesta para recordar la estancia del velero alemán “Pamir” en La Palma

Siguiente

La nueva estación de cruceros de Tenerife, en su recta final