Acontecer marítimoDestacado

Escepticismo del comité de Hidramar ante el retorno de Luis Ibarra

El comité de trabajadores de Hidramar, una de las empresas más importantes de reparaciones navales establecidas en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, envía al editor-director de puentedemando.com el siguiente comunicado:

“Ayer amanecimos con la noticia de la propuesta del Sr. Luis Ibarra para el cargo de presidente del Puerto de la Luz y de Las Palmas por parte del Partido Socialista Obrero Español. Como trabajadores de Hidramar no podemos hacer otra cosa que manifestar nuestra sorpresa y nuestro descontento al ver que una organización con tanto recorrido histórico, político y social como el PSOE no es capaz de encontrar un mejor candidato para dirigir el destino del puerto, uno de los motores fundamentales de la creación de empleo y bienestar en nuestra sociedad.

Queremos recordar que Luis Ibarra ya presidió durante casi siete años la Autoridad Portuaria de Las Palmas, y que fueron años en los que se sucedieron imputaciones e investigaciones a diferentes cargos; años en los que se sucedieron casos de funcionarios públicos que preparaban y optimizaban proyectos para empresas privadas; años de retroceso en prácticamente todas las estadísticas portuarias; años de otorgar concesiones públicas y resolver concursos en favor de empresas que se han declarado en pérdidas financieras. Años, además, en los que se han rechazado una vez tras otra la realización de inversiones millonarias en el puerto que darían lugar a la creación de casi 1000 puestos de trabajo. Por no hablar de los proyectos y adjudicaciones que, aun estando aprobados, nunca se han llegado a iniciar. Ayer se publicó en el diario La Provincia una entrevista en la que Ibarra promete llevar a cabo “la necesidad de buscar espacio para Hidramar”. Estaremos vigilantes para asegurarnos de que cumple con su palabra, pero queremos preguntarle también por qué no ha hecho esto durante los siete años que estuvo ostentando la presidencia de la Autoridad Portuaria, donde no ha hecho más que desdeñar las necesidades de la empresa donde trabajamos favoreciendo a otras.

Nos preguntamos también por qué, dado todo esto, se vuelve a proponer a Luis Ibarra como candidato a presidir la Autoridad Portuaria. Desde luego, por su exitosa trayectoria política no será: ha sido prácticamente el único político de primera línea de Canarias que no ha conseguido hacerse con la administración para la que se presentó. Ni siquiera con el apoyo de la corriente socialista o con una más que intensa campaña mediática ha conseguido algo más que una vicepresidencia del cabildo que, según cuentan las malas lenguas, no iba a ser capaz de mantener al no saber hacer política y negociar con el actual presidente del ente insular.

Tal vez, para entender la falta de votos de Luis Ibarra haya que echar un vistazo al empleo que se genera actualmente en nuestro puerto. Si hay algo que predomina es el modelo de subcontratación perpetua, en la que las empresas se quedan siempre por debajo de los 49 trabajadores para evitar responsabilidades sociales y fiscales. Un modelo al que Ibarra siempre se ha mostrado favorable, pero con el que se equivocó en los cálculos: cada empresario beneficiado por el lobby portuario suma un voto, pero cada uno de esos 49 trabajadores en situación laboralmente precaria suman más votos todavía.

La situación actual en el Puerto de Las Palmas es tan injusta como insostenible. Desde hace años, Hidramar ha venido solicitando la ampliación de sus instalaciones para poder atraer más y mejores proyectos y repercutir la parte correspondiente a la economía no solo del puerto, sino de toda la isla. Pero claro, eso supondría implementar un segundo astillero en Canarias con capacidad de varada suficiente para competir en igualdad de condiciones con el actualmente existente. Y sí, sabemos que la estrategia de subcontratación perpetua permite a dicho astillero controlar todas las asociaciones empresariales y clusters portuarios, pero también les deja incapaces de presentar batalla y ganar a la más mínima competencia.

Tenemos el orgullo de poder decir que somos la empresa de reparación naval de Gran Canaria que más trabajadores tiene en plantilla, aunque nuestra facturación anual sea menor a la de la competencia. Y este es el modelo por el que apostamos: un modelo que cuida a los trabajadores y apuesta por ellos a largo plazo, no realizando exclusivamente subcontrataciones. Gracias a que esta empresa realiza contrataciones en lugar de subcontratar, más de 200 familias canarias tenemos hoy en día una fuente de ingresos.

Somos un grupo humano que ha sabido no solo mantenerse a flote durante los años, sino que ha sabido unirse y aprender a remar en una misma dirección para conseguir nuestro objetivo. Estamos hartos de ver diariamente cómo se pisotean y maltratan a la mayor parte de las empresas del puerto y cómo se benefician a unos pocos.

Hidramar es una empresa canaria, con capital canario que decide apostar por Canarias. Y desde el ente portuario no se hace más que poner trabas a su desarrollo. ¿Acaso estamos ciegos? ¿Acaso queremos que se sume a la larga lista de empresas que, hartas de tanto maltrato, decide abandonar las islas? Los trabajadores de Hidramar lo tenemos claro: vamos a hacer cuanto esté en nuestra mano para que la empresa siga apostando por Canarias.

Basta ya de injusticias. Creemos en un puerto equitativo, competitivo, justo y que genere riqueza para toda la isla, no solo para unos pocos”.

Foto: cedida

Anterior artículo

El barco de cabotaje “Llumeres”, matrícula naval de Gijón

Siguiente artículo

Trágico balance del incendio de un ferry costero en Filipinas