Acontecer marítimoDestacado

Ensco abandona el puerto de Santa Cruz de Tenerife

La multinacional off shore Ensco ha abandonado el puerto de Santa Cruz de Tenerife, con la retirada y traslado al puerto de Las Palmas de Gran Canaria de los buques perforadores “Ensco DS-5”, que salió el pasado 5 de agosto a remolque del “Alp Guard” y “Ensco DS-3”, que se marchó ayer tras la estela del mismo remolcador. 

A la espera de conocer más detalles, parece ser que la decisión está motivada por la unión de las empresas Ensco y Rowan, que han formado una nueva compañía denominada Valaris plc –entre ambas suman 82 plataformas–, con sede en Londres, aunque en medios marítimos se afirma que la Autoridad Portuaria de Las Palmas ofrece mejores condiciones y facilidades y Ensco estaba algo descontenta con el trato que estaba recibiendo por parte de la Autoridad Portuaria de Tenerife.

De modo que los buques perforadores “Ensco DS-3” y “Ensco DS-5” continuarán su larga invernada en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, que se ha convertido en la gran base de operaciones y reparaciones navales para este tipo de buques. El excelente trabajo que en su día hicieron José Rafael Díaz Hernández, entonces director de la Autoridad Portuaria y Airam Díaz Pastor, director comercial, se ha ido al traste.

Hace tiempo que no hay buques perforadores en el fondeo de Anaga, el mejor resguardo que hay en Canarias. En los últimos días se han marchado dos más a engrosar la concentración exclusiva en Las Palmas de Gran Canaria –un negocio que mueve millones de euros anuales y genera trabajo especializado y bien remunerado– y las plataformas que había en el pretendido puerto industrial de Granadilla también se marcharon, posiblemente porque su propietaria estaba harta de pagar sobrecostes por su prolongada estadía.

Las voces que reclaman un cambio de rumbo en la gestión del puerto tinerfeño tienen cada día poderosos argumentos. La Asociación de Consignatarios –formada en su mayoría por empresas que tienen su sede central en Las Palmas– ya tiene despejado el muelle sur y la tercera alineación del dique del Este. Vamos a ver si será capaz de aportar tráficos sustitutorios. Da la impresión de que hay a quienes les molesta que vengan barcos al puerto de Santa Cruz de Tenerife, con todo lo que ello supone. Y así nos va.

Fotos: Ramón Acosta Merino

Anterior artículo

La amenaza de Ryanair, posible chantaje para más subvenciones

Siguiente artículo

Incidente del catamarán "Jaume III" a la entrada de Ciudadela