De la mar y los barcosDestacado

En tiempos del primer “J.J. Sister” en La Palma

En junio de 1950, Compañía Trasmediterránea destinó el buque “J.J. Sister” al servicio diurno entre Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, cuyo recorrido cubría en cuatro horas de viaje. Aquel hecho, que podemos considerar como el primer “puente marítimo” entre ambas capitales, marcó un hito en la historia de las comunicaciones interinsulares marítimas, pues mantenía una velocidad de 16 nudos, cuando los correíllos, con buen tiempo, mantenían 10 u 11 nudos.

Sin embargo, aquel servicio duró poco tiempo y a continuación pasó a cubrir la línea Canarias-Sevilla, con escala en Santa Cruz de La Palma –etapa a la que corresponde esta imagen–, pasando en 1953 a la línea Alicante-Orán y desde finales de la década de los años cincuenta y hasta su baja en el contrato de las líneas de soberanía, en el sector de Baleares como buque de reserva, donde permaneció amarrado varias temporadas.

Este histórico buque, construido en 1896 en Italia, llegó en 1910 a la bandera española tras su adquisición por la Compañía Valenciana de Vapores Correos de África. En octubre de 1916 pasó a formar parte de la recién creada Compañía Trasmediterránea, por aportación de aquélla, que era una de las cuatro sociedades cofundadoras de la nueva naviera presidida por el doctor Dómine.

Tuvo un destacado protagonismo como crucero auxiliar del bando sublevado durante la guerra civil y en septiembre de 1964 causó baja, después de 54 años de servicios bajo bandera española y 68 años desde el inicio de su vida marinera con el nombre de “Galileo Galilei” y contraseña de Navigazione Generale Italiana.

Foto: archivo vía Miguel Bravo

Anterior artículo

Una flota de 17 aviones Convair CV-440 Metropolitan

Siguiente artículo

Los billetes entre Canarias y Península han subido el 24%