El mundo de la aviación

En tiempos de British Caledonian

Una de las compañías emblemáticas del Reino Unido fue British Caledonian, cuya existencia se prolongó solo 18 años, desde su fundación en 1970 hasta su adquisición en 1988 por British Airways. Con base de operaciones en el aeropuerto London Gatwick, en su etapa de máximo esplendor tuvo una considerable expansión y llegó a volar a más de cuarenta destinos de Europa, África, Oriente Medio, América del Norte y Sudamérica, convirtiéndose en la insignia de su país, hasta que British Airways le ganó el pulso y acabó integrándose en ella.

El núcleo duro de su flota inicial de largo recorrido fue el cuatrimotor Boeing B-707, en el que resaltaba la llamativa librea que hacía honor a su país de origen. Otros aviones fueron VC-10 y BAC One-Eleven, hasta que en 1978 encargó sus dos primeros Douglas DC-10, de los que llegaría a tener diez unidades. A su flota pertenecieron también los aviones  Boeing B-747 Jumbo y Airbus A-310. En marzo de 1988, cuando se aproximaba su final, había firmado una carta de intenciones para incorporar 27 A320 y empleaba a 6.750 personas.

Foto: vía Enrique Vera Bencomo / Observando la aviación II

Anterior artículo

Boluda Towage ampliará su flota en el puerto de Zeebrugge

Siguiente artículo

Trasmediterránea garantiza la exportación platanera de Canarias