DestacadoMarina Militar

En honor a los caídos de la Gran Armada de 1588

Entre los días 23 y 25 de septiembre, el patrullero de altura “Centinela” (P-72) ha visitado la ciudad de Sligo, donde se han realizado varios actos centrados en conmemorar a los caídos de la Gran Armada de 1588 en este condado de Irlanda. Es la primera vez que un buque de la Armada española participa en el Celtic Fringe Festival. El buque fondeó en las inmediaciones de la pequeña localidad de Mullgahmore, de tan sólo 127 habitantes.

El festival ha sido organizado por la Grange and Armada Development Association, y su objetivo ha sido mantener en la memoria las mil cien vidas de marineros y soldados españoles que perecieron en la playa de Streedagh, en el condado de Sligo, en septiembre de 1588, cuando tres de los navíos que integraban la Gran Armada, la “Santa María de la Visión”, “La Juliana” y “La Lavia”, se hundieron en las inmediaciones de la playa cuando trataban de refugiarse de un fuerte temporal que les sorprendió en la costa oeste de Irlanda, en su viaje de regreso a España.

Entre los actos destacan charlas y conferencias referentes al tema, en las que tomaron parte estudiosos de la materia, y la recepción de gala ofrecida por la alcaldesa de la ciudad de Sligo, Marie Casserly, que contó con la presencia del Ministro de Turismo, Transporte y Deportes de Irlanda, el ministro consejero de la Embajada española en Irlanda, Rafael Soriano; el director del Órgano de Historia y Cultura Naval, vicealmirante Fernando Zumalacárregui y el agregado de Defensa en Reino Unido e Irlanda, capitán de navío Victor Díaz del Río, además de una amplia representación de todos los ámbitos locales.

El acto principal se desarrolló el día 25, cuando a las doce del mediodía la dotación del patrullero realizó a bordo frente a la playa de Streedagh, un sencillo y emotivo acto de homenaje a los caídos, que finalizó con el lanzamiento de una corona de flores al mar. Simultáneamente, en la playa tuvo lugar otro homenaje análogo, en un monumento erigido para honrar a los caídos de los ya citados barcos.

En la tarde del día 25, el patrullero se despidió acompañado de una treintena de pequeñas embarcaciones locales adornadas con banderas españolas, que a pesar del mal tiempo quisieron decir adiós en la mar al “Centinela” y a su dotación, al mando del capitán de corbeta Miguel Romero Contreras. A continuación, el buque puso  rumbo al Mediterráneo, donde a partir del 3 de octubre colaborará con el Ejército del Aire en el ejercicio “Dardo”, al sur de las Islas Baleares.

Foto: Armada española

Anterior artículo

Monarch mantiene el vuelo

Siguiente artículo

Segunda escala del buque-escuela de la Armada española en Cabo Verde