El mundo de la aviación

En homenaje a los 90 años de la industria aeronáutica en Cádiz

Para conmemorar los 90 años de la historia de la construcción aeronáutica en Cádiz, la Asociación de Jubilados de Airbus en la provincia gaditana ha restaurado un avión Bücker Bü 131 “Jungmann” (CASA 1131), que se encuentra expuesto como monumento estático en la Plaza de España, aferrado al suelo pero en actitud de remontar el vuelo en cualquier momento.

Durante al menos medio siglo, este avión ligero biplano biplaza de 680 kilos de peso máximo y una velocidad de crucero de 170 km/hora, fue utilizado como instrucción elemental por el Ejército del Aire español y fabricado, bajo licencia, en la factoría de CASA en Puntales, en la que se ensamblaron 555 unidades hasta el cese de su producción en 1963.

Este modesto y ágil avión fue proyectado por la firma alemana Bücker Flugzeugbau y, además de su misión inicial, también prestó servicio militar durante la Segunda Guerra Mundial. Los tres primeros llegaron a España con la Legión Cóndor y hasta completar 95 unidades procedían de Alemania e inicialmente tuvieron base en El Copero (Sevilla).

En la inmediata posguerra, CASA inició la fabricación de este modelo con la denominación CASA 1131. El 14 de marzo de 1941 realizó su primer vuelo la primera Bücker española, de la que fabricó los doscientos primeros ejemplares propulsadas con motores alemanes y a partir de 1950 con el motor español “Tigre”, de 125 caballos de potencia, completando la producción como se cita en 1963, incluida la transformación de una treintena de ellas propulsadas por motores Hirth de 105 caballos.

De este avión de éxito rotundo dice Javier Velarde Silió que es “ligera y robusta al mismo tiempo, fácil de mantener y reparar, siendo para el piloto una delicia en vuelo. Maniobrera y de mandos admirablemente coordinados, no es sin embargo una perita en dulce y requiere un piloto despierto, pero nunca ha de jugarle una mala pasada; es, en definitiva, un avión de escuela ideal” (“Aviones españoles desde 1910”, p. 193. FIO Madrid 1995).

Foto: Manuel Sánchez Quijano

Anterior artículo

El establo “Transporter” trae más hedor al puerto de Tenerife

Siguiente artículo

El trasatlántico "Valbanera" viaja a la eternidad / y 4