DestacadoUniverso de Volcanes

En el cono del volcán persisten temperaturas de 1.000ºC

27 de diciembre de 2021

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, asistió hoy en La Palma a la primera reunión que celebra el comité director del PEVOLCA para la reconstrucción de la Isla, una vez que los científicos han certificado el final de la erupción más destructiva que ha tenido Canarias, aunque recordó que no ha terminado la emergencia y que hay que tener paciencia y seguir las recomendaciones de Protección Civil para preservar la salud y la vida de la ciudadanía palmera.

Mientras tanto, INVOLCAN informa de que en algunas zonas del edificio volcánico aún se registran temperaturas superiores a los 1000°C. El comité científico insistió hoy en la necesidad de trasladar a la población que nos encontramos en una fase post-eruptiva en la que persisten ciertos peligros volcánicos y que no conlleva, necesariamente, el final de la reactivación magmática en Cumbre Vieja. De modo que todavía no será posible regresar pues hay un peligro latente en forma de gases letales. 

En su octava visita a La Palma, Pedro Sánchez agradeció “la aportación innegable de la ciencia en esta emergencia, el trabajo de todos los intervinientes para evitar víctimas y la coordinación de las administraciones y del sistema de Protección Civil”, y mostró una vez más el apoyo y el compromiso del Gobierno, que, dijo, no olvidará a los palmeros y palmeras en la reconstrucción y el relanzamiento de La Palma.

Tras la reunión del comité director, Sánchez se desplazó al Puesto de Mando Avanzado, ubicado en el municipio de El Paso, donde visitó a los distintos cuerpos que forman parte del dispositivo de Protección Civil, a quienes agradeció su labor desarrollada desde que se declaró la emergencia. Durante la visita, Sánchez estuvo acompañado del presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres; el consejero responsable del PEVOLCA, Julio Pérez; el delegado del Gobierno en La Palma, Anselmo Pestana; y el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández.

En rueda de prensa posterior, el presidente Sánchez resaltó que el fin de la erupción no supone la finalización de la emergencia y pidió la máxima comprensión, paciencia y colaboración a las y los palmeros porque, remarcó, aún existe peligro y hay que garantizar la salud de toda la ciudadanía.

“El comportamiento ejemplar de la población palmera, con su entereza, paciencia, solidaridad y comprensión” es una de las lecciones que Sánchez aseguró haber aprendido a lo largo de los más de 85 días de erupción. Otra de las lecciones que, a su juicio, ha sacado de esta emergencia, recalcó, es el aporte de la ciencia pública canaria y española, cuyo papel imprescindible reivindicó, así como el fuerte y engrasado sistema español de Protección Civil, a cuyos integrantes agradeció su esfuerzo y dedicación. Asimismo, destacó la unidad y la colaboración mostrada por todas las administraciones durante la erupción y afirmó que todas ellas seguirán trabajando codo con codo para la recuperación y el relanzamiento de la isla de La Palma.

El presidente enfatizó que el Gobierno de España no va a olvidar a los palmeros y las palmeras aunque el volcán haya dejado de echar lava, y aseguró que el Ejecutivo también estará en la reconstrucción, cuya tarea habrá que afrontar, señaló, con esfuerzo pero también con paciencia y comprensión.

Los diferentes grupos del PEVOLCA han continuado hoy planificando las labores de reparación de los servicios básicos y esenciales, limpieza de las vías de acceso y el plan de realojo de los vecinos en condiciones de seguridad, del que se irá informando a la población. El PEVOLCA realizará esta tarde una prueba en la colada situada en La Laguna para saber si se pueden realizar obras en la carretera para el acceso entre Las Marinas y Los Llanos de Aridane.

El comité director advierte que “hay que ser conscientes de que existen riesgos volcánicos asociados a las altas temperaturas de las coladas y a la concentración de gases, lo que obliga a actuar con cautela y con todas las garantías para evitar daños personales, tanto de los vecinos como de los intervinientes, durante la reconstrucción”.

En cuanto a los datos observables, los científicos informan que no hay presencia de tremor volcánico en las señales sísmicas y la sismicidad, de baja magnitud, está en niveles muy bajos en todas las profundidades. Tampoco hay tendencias en las deformaciones.

Los niveles de calidad del aire son buenos en todas las estaciones de la red, tanto en partículas de PM10 y dióxido de azufre.  

Destaca en rojo la localización de zonas con altas temperaturas
Junto a la mancha blanca, uno de los puntos rojos de altas temperaturas
Un retroexcavadora intenta abrir camino entre la lava en La Laguna

Fotos: INVOLCAN

Anterior

Juan Francisco Fonte, Premio Puertos de Las Palmas 2023

Siguiente

Iberia tendrá una flota de ocho aviones Airbus A350 Next

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *