De la mar y los barcosDestacado

“Elisa B” (2002-2011), matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife

Hubo unos años, en la transición del siglo XX al XXI, en los que la flota de Boluda Lines se incrementó de forma considerable con un grupo de barcos notables de segunda mano que atendían las líneas comerciales de la histórica Naviera Pinillos, adquirida en octubre de 1997 por el naviero valenciano Vicente Boluda. Suponían una savia renovadora en la flota de la centenaria naviera que hasta entonces cubría el servicio de contenedores Canarias-Península, con un considerable aumento de capacidad, reflejo del mayor crecimiento en la demanda de carga. 

Se abrió entonces una nueva etapa en la que los tradicionales nombres de ríos de la geografía española que distinguían a la flota de Pinillos desde la década de los años veinte, fueron sustituidos por otros que incorporan el sufijo B identificativo de Boluda. De ese modo, los buques “Jalón”, “Guadalquivir”, “Duero” y “Carmen Dolores H” –el último barco de la etapa de Alberto Herrera Hernández– fueron renombrados “Pino B”, “Candelaria B”, “Charo B” y “Lola B”.

En plena etapa de expansión, Boluda –que en este año celebra su centenario– se lanzó a un ambicioso plan de flota, comprando o alquilando barcos portacontenedores y de carga rodada, así como petroleros de productos, barcazas de “bunkering”, remolcadores de salvamento y un astillero a armadores nacionales y extranjeros, unos para abrir nuevas líneas o competir abiertamente y otros mediante adquisiciones, con lo cual, en muy poco tiempo, el tonelaje acumulado situó a Boluda Corporación Marítima en primera línea de la Marina Mercante nacional y en la actualidad está posicionada a nivel mundial en cuanto a flota de remolcadores.

Entre 1998 y 2006, Boluda incorporó seis barcos portacontenedores de mayor capacidad de carga que los barcos procedentes de Naviera Pinillos: “Gema B”, “Nieves B”, “Rocío B”, “Montserrat B”, “Elisa B” y “Cuevansanta B”. El penúltimo de ellos, superviviente de contraseña de sus compañeros que fueron al desguace en el transcurso de 2009, siguió el mismo destino y el 13 de agosto de 2011 arribó a los “roads” de Alang (India), siendo renombrado “Skorpius” para su último viaje.

Su etapa española, en la que estuvo inscrito en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife, comenzó en 2002 cuando fue adquirido por Naviera Pinillos. Con el casco pintado de azul y la chimenea blanquiazul –que luego pasó a ser roja, con la B de Boluda envuelta en círculo central–, el barco de esta historia cubrió con notable eficiencia las líneas regulares Canarias-Península.

Construcción número 832 del astillero  Namura Shipbuilding Co. Ltd., factoría de Imari (Japón), entró en servicio en febrero de 1979 con el nombre de “Seatrain Yorktown” y contraseña de United States Department of Commerce. En 1981, por cuenta de la misma sociedad naviera, fue renombrado “Seapac Yorktown» y en ese mismo año se abanderó en Bélgica con el nuevo nombre de «Dart Continent», figurando como propietaria la sociedad Armement Deppe, S.A., con sede en Amberes.

En 1987 navegó con el nombre de «Continent» y en 1990 estuvo fletado por la Compañía Marítima Belga renombrado «CMB Mallet». Un año después enarbolaba la contraseña de la sociedad Anglo-Eastern Shipmanagement Ltd. y bandera de Hong Kong con el nuevo nombre de «Sea Pride» y a partir de 1994 y hasta su adquisición por el Grupo Boluda, navegó con bandera de Bermudas, la contraseña de Canadá Maritime Services y el nombre de «Canmar Conquest». 

De 16.386 toneladas brutas, 7.442 toneladas netas y 18.606 toneladas de peso muerto, medía 177 m de eslora total, 27 m de manga y 13,49 m de calado.  Podía cargar 1.061 TEUS, de ellos 80 frigoríficos y estaba propulsado por un motor Sulzer 6RND90, con una potencia de 17.285 caballos sobre un eje y una velocidad máxima de 18,8 nudos. Código IMO 7718632.

Maniobrando para atracar a la terminal de contenedores del puerto tinerfeño
Maniobrando para atracar a la terminal de contenedores del puerto tinerfeño

Fotos: Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

La densa humareda de un avión Antonov An-12A de AeroVis

Siguiente artículo

Motril se adelanta para disponer de un puerto “Covid19 Free”