DestacadoUniverso de Volcanes

El volcán de La Palma de 2021, oficialmente, ha terminado

Como era previsible, la evolución del volcán de La Palma en los últimos diez días ha concluido en la declaración oficial del final de la erupción que comenzó el 19 de septiembre a las 15:11 h local y finalizó a las 23,21 h del pasado 13 de diciembre. Es decir, 85 días y ocho horas. La comunidad científica y la clase política se han curado en salud, los segundos apoyándose en los primeros, por si el volcán le diera por alguna ocurrencia, que no ha sucedido. El final de la erupción, advierte el PEVOLCA, “no tiene porqué implicar el final de algunos peligros asociados al fenómeno volcánico, ni necesariamente el final de la reactivación magmática en Cumbre Vieja”. Se refiere, sobre todo, al peligro latente que suponen los gases, por lo que hay que tener mucho cuidado y no confiarse bajo ningún concepto.

“La erupción ha terminado”, resaltó el consejero responsable del Plan PEVOLCA, Julio Pérez, en una comparecencia ante los medios realizada este sábado, 25 de diciembre. Pérez insistió en que, tras los diez días que el comité científico decretó como necesarios para dar por finalizado el proceso eruptivo, se ha comprobado que ha desaparecido el tremor, la sismicidad es de baja magnitud, no hay lava y tampoco hay ceniza. “Comenzó en verano y terminó casi en invierno, ha sido un otoño volcánico, literalmente”, recordó Pérez.

“He buscado la palabra exacta que podía definir nuestro estado de ánimo. No es alegría, no puedo decir que estemos contentos, y tampoco es satisfacción. Hoy sentimos alivio. También podemos añadir la palabra emoción, aunque también debemos añadir la palabra esperanza. Esta insoportable letanía de destrucción ha terminado y ahora toca reconstruir, mejorar, rehacer y reponer”, expresó el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias.

Pérez aclaró, no obstante, que la emergencia no ha finalizo y que el PEVOLCA se mantiene en semáforo rojo ya que todavía subsisten los riesgos asociados a los gases y el calor de la colada. “Subsistirá la vigilancia y la monitorización en toda la zona, pero empezaremos desde el lunes a estudiar el plan de realojo, que tendrá que ser un realojo seguro y ordenado, gradual y paulatino, en las zonas menos afectadas primero, y las mas afectadas después”, insistió Pérez, que avanzó que el propósito de los responsables de la emergencia es comenzar con los primeros realojos durante la primera quincena de enero, periodo en el que también se pretende comenzar con las primeras pruebas para actuar sobre la lava, lo que permitirá restablecer algunos de los servicios esenciales afectados por la erupción.

El dictamen del comité científico de hoy también volvió a resaltar que el final de la erupción no tiene porqué implicar el final de algunos peligros asociados al fenómeno volcánico, ni necesariamente el final de la reactivación magmática en Cumbre Vieja.

El comité científico del PEVOLCA concluyó que la erupción del volcán que nació en Cabeza de Vaca ha sido fisural estromboliana con pulsos freatomagmáticos y con una magnitud 3 en el índice VEI.

La composición de la lava y piroclastos ha sido inicialmente tefrita y desde finales de septiembre basanita, mientras que la de la lava ha sido mayoritaramiente de malpaís y minoritariamente cordadas.

La altura máxima del cono ha sido de 1.131 metros sobre el nivel del mar en el punto más alto y cerca de 200 metros de altura en el punto más  distante a la topografía pre-eruptiva (con base a 1.080 metros sobre el nivel del mar).

En total se han creado seis cráteres y la longitud media de la base del edificio ha sido de 700 metros. La dimensión del cráter mayor ha sido de 172 metros en el eje mayor y 106 metros en el menor.

El volumen estimado del edificio volcánico ha sido de 34 millones de metros cúbicos y el volumen estimado del material emitido total ha sido superior a 200 millones de metros cúbicos. Mientras, el alcance máximo de los proyectiles balísticos ha sido de 1,5 kilómetros.

La superficie de colada es de 1.219 hectáreas y el espesor estimado medio es de 12 metros, con un máximo de 70 metros. La temperatura máxima medida en la lava ha sido 1.140 grados centígrados.

La superficie subaérea de los deltas lávicos es de 48 hectáreas (43,46 hectáreas del delta del sur y 5,05 hectáreas del delta más al norte). La superficie submarina estimada de los deltas lávicos es superior a 21 hectáreas.

Durante la erupción, la altura de la columna eruptiva máxima fue de 8.500 metros sobre el nivel del mar, el día 13 de diciembre, y las columnas características fueron de 3.500 metros sobre el nivel del mar. Los avisos VONA para la aviación fueron 29 y el recorrido máximo de coladas de lava subaéreo fue superior a 6,5 kilómetros, mientras que el recorrido submarino fue superior a 1,1 kilómetros.

El número de seísmos localizados fue de 9.090, con una energía sísmica liberada acumulada de 6,3 1013 J (175 millones de Mwh). La magnitud sísmica máxima se registró el 19 de noviembre a las 1:04:47 horas con un terremoto 5,1 mbLg a 36 kilómetros de profundidad. La máxima intensidad sísmica fue de IV-V (EMS).

El 24 de octubre se registró la máxima deformación vertical, con 33centímetros en la estación GNSS LP03. Por último, el dictamen del Comité Científico estima en aproximadamente 2 Tg (2×1012 g) la cantidad de SO2 emitido a la atmósfera por el volcán.

Ciencia y protección civil

El personal científico acreditado en la emergencia ha sido de 528 personas, 55 del IGN, 31 del IGME, 63 del CSIC, 24 del IEO, 143 del INVOLCAN, 146 de la ULL, 31 de la ULPGC y 35 de la AEMET.

Durante el comité director, el director general de Protección Civil y Emergencias, Leonardo Marcos, quiso agradecer la labor desempeñada por la ciencia dado que su monitorización constante de la erupción volcánica ha sido fundamental para tomar decisiones acertadas en el ámbito de la protección civil.

Asimismo, el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández, el delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, la alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García, y el alcalde de El Paso, Sergio Rodríguez, también se congratularon por el final de la erupción volcánica y, en líneas generales, pusieron de relieve la coordinación interadministrativa en la primera fase de la emergencia.

El último dato actualizado de albergados en hoteles se sitúa en 559 personas, una persona menos que ayer. Del total, 384 se hospedan en Fuencaliente, 105 en Breña Baja y 70 en Los Llanos de Aridane, gestionados por Cruz Roja y los servicios municipales. Además, continúan 43 personas dependientes atendidas en centros sociosanitarios insulares.

Durante la erupción fueron evacuadas 7.000 personas mediante decretos del Cabildo de La Palma y órdenes del Gobierno de Canarias. Estas tuvieron lugar los días 19, 20, 21, 22 y 24 de septiembre, y el 12, 13, 14 y 20 de octubre. También se ordenaron seis confinamientos los días 26 de septiembre, 1 y 11 (dos veces) de octubre, 22 de noviembre y 13 de diciembre.

El consejero Julio Pérez también repasó datos estadísticos desde que se activó el Plan PEVOLCA, el día 13 de septiembre, hace 103 días. En este tiempo se han celebrado 101 comités directores y 104 comités científicos.

Los efectivos desplegados durante la erupción volcánica han sido un millar entre Guardia Civil, Cuerpo General de la Policía Canaria, Unidad Militar de Emergencias, Policía Nacional, policías locales, Equipos de Intervención y Refuerzo en Incendios Forestales, Brigada contra Incendios Forestales, personal del Cabildo de La Palma, personal de emergencias del Gobierno de Canarias, Cruz Roja y servicios de extinción de incendios de diferentes islas del Archipiélago. Mientas, los voluntarios y voluntarias que han trabajado en la emergencia rondan los 200.

Desde el inicio de la erupción se han realizado 122 actas de denuncias por los cuerpos de seguridad, de las que 102 corresponden a la Guardia Civil, 10 al Cuerpo General de la Policía Canaria y las otras 10 de la Policía Nacional.

Así mismo, el centro de coordinación de vuelos de drones ha ordenado en este tiempo más de 2.800 vuelos de científicos, emergencia, cuerpos de seguridad y medios de comunicación.

Los datos de viviendas y construcciones afectadas se han situado, según el Catastro, en 1.676, de las que 1.345 son de uso residencial, 180 de uso agrícola, 75 de edificaciones industriales, 44 de edificaciones de ocio y hostelería, 16 de edificaciones de uso público y las 16 restantes de otros usos. Mientras, el satélite Copernicus EU cifra en 2.988 las edificaciones destruidas y en 138 las edificaciones dañadas. El dato final se obtendrá una vez se puedan filtrar estos números y compararlo con los daños en el lugar.

Las hectáreas de cultivos afectadas han sido 370, siendo la mayoría de ellas de plátano, con 228,69. Las viñas, con 68,05 hectáreas, y los aguacates, con 27,43 hectáreas, han sido las otras plantaciones más dañadas. A estos datos hay que sumar 90 hectáreas de cultivos aisladas. Además, 412 hectáreas de plataneras han sido cubiertas por cenizas, mientras que de viñas han sido 128 y de aguacates 84.

Sobre las carreteras afectadas, fueron 73,8 los kilómetros dañados, de los que 2,3 corresponden a la LP-2, 1,27 a la LP-211, 1,6 a la LP-212, 2,5 a la LP-2132. También se han visto dañados por la lava 10,8 kilómetros de calles, 2,1 kilómetros de travesía y 49,9 kilómetros de otros viarios.

Por último, AENA cifra en nueve días y medios el tiempo que el aeropuerto de La Palma estuvo en cierre operativo, aunque fueron las aerolíneas quienes decidían si volaban o no. En este sentido, más de 500 operaciones fueron canceladas.

Erupciones históricas en La Palma

La erupción del volcán que este sábado se ha dado por finalizada ha sido, con 85 días y 8 horas, la más larga desde que se tienen datos en la isla, además de ser la que más hectáreas ha afectado con un total de 1.219.

La segunda erupción más larga fue la del volcán Tihuya en 1585, que duró 84 días y la lava ocupó 480 hectáreas. Fue la erupción del volcán Martín, en 1646, la segunda que más superficie afectó con 760 hectáreas. Esta erupción duró 82 días. En el año 1677 el volcán San Antonio duró 66 días y su lava ocupó 650 hectáreas.

La quinta erupción más larga fue la del volcán El Charco, en 1712, con 56 días y 490 hectáreas afectadas. En 1949 la volcán de San Juan duró 47 días y afectó a 450 hectáreas, mientras que la erupción anterior a la actual, la del Teneguía, ha sido la más corta con 24 días de duración y con 213 hectáreas afectadas.

Informe del comité científico

Del informe del comité científico del PEVOLCA extraemos las siguientes consideraciones:

“Los observables, tanto directos en superficie como procedentes de los sistemas de vigilancia, corroboran el agotamiento del proceso eruptivo que comenzó el 19/09/2021 a las 14:11 UTC, dándose por concluido el 13/12/2021 a las 22:21 UTC.

El final de la erupción no tiene porqué implicar el final de algunos peligros asociados al fenómeno volcánico, ni necesariamente el final de la reactivación magmática en Cumbre Vieja.

No hay presencia de tremor volcánico en las señales sísmicas. La sismicidad, que es de baja magnitud, está en niveles muy bajos en todas las profundidades. Pese al nivel de sismicidad actual, no se descarta la ocurrencia de sismos sentidos.

Respecto a deformaciones, sin tendencia en todas las estaciones de la red.

La emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por el actual proceso eruptivo en Cumbre Vieja (emanaciones visibles de gases volcánicos), registrada mediante el uso de sensores ópticos remotos tipo miniDOAS en posición móvil terrestre fue baja durante el día de ayer (24/12). Las tasas de emisión baja y muy baja no están relacionadas con ascenso magma, sino con un proceso de solidificación del magma existente en los conductos del centro eruptivo.

En el caso de las emanaciones no visibles de gases volcánicos, la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2), asociada a los 220 km² del sistema volcánico de Cumbre Vieja, no pudo estimarse ayer (24/12) por razones técnicas varias. A pesar de ello, la emisión difusa de CO2 no tiene que presentar variaciones significativas respecto a la estimada para el día anterior (23/12), cuando esta fue 7,3 veces el promedio de los niveles de fondo (7,3 x B). Estas emanaciones difusas de CO2 pueden representar un peligro para las personas en algunas zonas del volcán Cumbre Vieja, siempre y cuando se registren valores altos de flujo difuso de CO2 en zonas no muy bien ventiladas y/o a alturas por debajo de un metro del suelo como consecuencia de la posible acumulación de CO2 y descenso del oxígeno (O2) en el aire.

Respecto a las condiciones meteorológicas, predominio de intervalos nubosos y vientos de componente O flojos con brisas. Se prevé que las condiciones meteorológicas durante los próximos días estén influenciadas por la presencia de un centro de alta presión que se localizará entre el N de África y la Península. Este anticiclón aportará estabilidad y tiempo seco a las islas. La operatividad del aeropuerto queda sujeta a las condiciones puramente meteorológicas, debido a la no presencia de ceniza volcánica en la troposfera.

Durante el día de ayer la calidad del aire debida al dióxido de azufre (SO2), contaminante asociado al proceso eruptivo, continuó en niveles buenos en todas las estaciones. Por undécimo día consecutivo no se han registrado superaciones de los valores límite horarios ni diarios en ninguna estación. Desde la madrugada de hoy se está produciendo un incremento de los valores registrados en las estaciones de Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte, con niveles regulares de calidad del aire en estas estaciones. En el resto de las estaciones los niveles de calidad del aire son buenos.

Con respecto a las partículas menores de 10 micras (PM10), en el día de ayer, se han mantenido los niveles buenos de calidad del aire en todas las estaciones. Por octavo día consecutivo no se producen superaciones del valor límite diario (establecido en 50 µg/m3) en ninguna estación. Durante la mañana de hoy se mantienen los niveles, entre buenos y razonablemente buenos en todas las estaciones de la red”.

Técnicos se acercan al borde del cráter del volcán

Midiendo grosores de daños por movimientos sísmicos
Registro de temperaturas desde la montaña de La Laguna

Fotos: José Ayut Santos, INVOLCAN e IGME

Anterior

Totisa proyecta el suministro de GNL e hidrógeno en Tenerife

Siguiente

Wärtsila presenta sistemas para limitar la potencia de los buques

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *