La Palma, una Isla del Atlántico

El volcán de Chicho

Esta foto sacada por el amigo Chicho desde su casa, a los pocos minutos de reventar el volcán es muy elocuente, aterradora. Su casa, finca y bodega que se ven en la foto desaparecieron a las pocas horas llevándose toda una historia de esfuerzos e ilusiones. 

Una casa donde vivieron sus padres y donde nació él mismo. Autoconstrucción y devoción por un lugar próspero, entre Montaña de Cogote y Cinco Caminos.

Estaba la mesa puesta y dispuesta para el almuerzo familiar, carne frita en la barbacoa de la bodega de techo abovedado construida piedra a piedra por él mismo. La mejor viña, su devoción. Finca Los Camachos, cerca de La Simona. Había sembrado hacía pocos meses nuevos varietales para las nuevas cosechas. La bodega bajo el suelo para proteger los mostos del calor. El vino estaba sobre la mesa. 

No es justo decir que este volcán nació en la Cumbre. Ni vieja ni de mediana edad. Este volcán nació entre las casas y las casas no están en la Cumbre. La lava brotó justo donde termina la Montaña de Bruno, al final de la Hoya de Tajogaite, muy cerca de El Frontón, a muchos kilómetros del monte público, es decir de la Cumbre que los geólogos y sólo ellos llaman Vieja. 

Chicho y su familia oyeron la explosión, la sintieron, todo se movió, todo cambió. Decenas de años de esfuerzos. Todo estaba perdido. Salieron con lo puesto, no pudieron volver la vista atrás, No pudo Chicho regresar nunca más a la ilusión de su vida. Ropa, documentos, fotografías… Todo quedó para que el volcán que nació sobre la Hoya degustara de manera infernal con el almuerzo servido, con una vida de ilusiones.

Chicho intentó regresar a recoger algo de ropa y recuerdos. Pero el protocolo se lo impidió. Normas frías para el volcán ardiente, absoluto, invasor. Chicho es un hombre fuerte, las lágrimas aguan sus ojos.

Setenta metros de altura de negras escorias aprisionan la casa de Chicho. Pero, sin embargo, es luchador, se adapta a las circunstancias. Él no quiere volver a Las Manchas. 

Foto: cedida

Anterior

La explosión del volcán Hunga Tonga parte la isla en dos

Siguiente

Fred. Olsen duplicó el número de pasajeros y coches en Navidades

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *