DestacadoUniverso de Volcanes

El volcán abre dos nuevas bocas y añade otra colada

El comité director del PEVOLCA, reunido este viernes tras analizar las conclusiones del comité científico con respecto a la evolución de la actividad volcánica, acordó reforzar los trabajos de monitorización y vigilancia tras la aparición de una nueva colada y de dos nuevos centros de emisión en la noche de ayer, jueves. Esta nueva colada avanza separada unos 450 metros al inicio de la primera colada, aunque parece que puede unirse a ella. A las 10 horas superó la carretera LP-212 y sigue evolucionando hacia cotas inferiores por las proximidades del Callejón de la Gata.

En esta ocasión, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, presidió el comité director del PEVOLCA, que contó con la asistencia del ministro de Presidencia, Félix Bolaños; el consejero responsable del Plan, Julio M. Pérez y el resto de representantes de las administraciones estatal, autonómica, insular y local.

La directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, informó de la aparición de dos nuevas bocas y del conjunto de datos observados, geofísicos y geoquímicos como el volumen del material emitido hasta el momento que se estima en unos 80 millones de metros cúbicos.  

El director técnico del PEVOLCA, Miguel Ángel Morcuende, explicó que el volcán continúa con una actividad intensa y la principal novedad respecto al día de ayer es la aparición, esta madrugada, de dos nuevas bocas separadas entre sí unos 15 metros, que se encuentran al noroeste del cono principal, a una distancia de unos 600 metros y por debajo en cota.

Estas bocas están emitiendo lava efusiva que avanza aprovechando la topografía favorable acercándose aparentemente a la colada inicial, la que llegó al mar la noche del pasado 28 de septiembre. En consecuencia, en estos momentos hay cuatro bocas activas contando estos dos nuevos centros de emisión.

En cuanto a la calidad del aire en la isla de La Palma, Morcuende indicó que los indicadores en el valle de Aridane se encuentran dentro de los límites saludables y respirables. Además añadió que en el área de la erupción y cuanto más próximos nos situemos del centro de emisión la calidad del aire es peor, y por ese motivo desde el primer día se ha establecido un radio de exclusión y distancia de seguridad de 2,5 km. Existen determinadas variables del aire como son partículas menores a 10 micras que, en zonas de mayor afección de la erupción van a ser más elevadas.

Según los últimos datos del satélite Copernicus, puede haber unas 1.005 construcciones afectadas, 870 en su totalidad y 135 parcialmente. También hay 27,7 km de carreteras dañadas. La superficie afectada a día de hoy supera 246 hectáreas, con un perímetro de 26,2 km y una anchura máxima de 900 metros. Esta superficie representa entre el 8% y 10% de La Palma.

El número de evacuados se mantiene sin cambios en 5.700 personas, principalmente procedentes de barrios de El Paso y Los Llanos de Aridane, de las cuales hay 189 en el hotel de Fuencaliente y el resto en casas de familiares y amigos. En cuanto a los núcleos confinados de Tazacorte tampoco sufren variación, con unos 300 vecinos, aproximadamente.

Informe del Comité Científico

El informe del comité científico dice lo siguiente:

 “La erupción fisural continúa mostrando mecanismo estromboliano, con fases explosivas y efusivas simultáneas. Esta madrugada a las 02:30 surgieron dos nuevos centros de emisión de lava separados entre sí unos 15 m, situados a una distancia de 600 m de la base del cono en dirección noroeste. La nueva colada discurre hacia el oeste, paralelamente a la colada que llega al mar, habiendo alcanzado esta mañana la carretera LP212. Además, se observan tres centros activos en el interior del cráter principal y dos situados en el sector noroeste del lateral del cono. Se estima el volumen del material emitido, hasta la mañana del 30 de septiembre (cono + coladas), en 80 ±24 M m3 .

El frente del delta lávico (fajana) está a una distancia superior a 475 m de la línea de costa, alcanzando la profundidad de 30 m. La superficie cubierta por el delta lávico alcanzó esta mañana el valor de 27.7 Ha. Continúa el penacho marino a lo largo del borde del delta de lava, produciendo nubes de vapor de agua y otros gases posiblemente tóxicos, que se concentran en una pequeña área alrededor del contacto.

Continúa activo el campo fumarólico extenso en el flanco nor-noroeste.

El proceso eruptivo puede mostrar episodios de incremento y disminución de la actividad estromboliana, así como pulsos con actividad freatomagmática.

La morfología del cono cambia de manera reiterada por los sucesivos procesos de crecimiento y reconfiguración.

La altura medida hoy de la columna de cenizas y gases es de 6.000 m.

La configuración esperada del viento dispondrá probablemente la nube de cenizas y SO2 hacia el norte-noroeste desde el área de erupción, afectando principalmente a la vertiente norte de La Palma y ésta girará disponiéndose hacia el suroeste a partir de la noche de hoy (1/10/21). Con el giro de la nube a partir de esta noche hacia el suroeste, no se descarta que pueda llegar ceniza fina a la isla de El Hierro. La alta estabilidad en capas muy bajas (por debajo de los 500- 700 metros) de la troposfera, unido a los vientos débiles en la vertiente oeste, son condiciones meteorológicas desfavorables desde el punto de vista de la calidad del aire.

La sismicidad continúa localizándose, principalmente, cercana a la sismicidad de los primeros días, a profundidades entre 10 y 15 km. En las últimas 24 h se han localizado algunas decenas de sismos, el mayor de 3.5 mbLg, sentido con intensidad III-IV EMS. También se registran algunos sismos superficiales en el entorno del centro eruptivo. Desde las 03 del día de hoy se ha incrementado el nivel del tremor. En algunas estaciones sísmicas cercanas al delta lávico se registra tremor de alta frecuencia. Las deformaciones muestran, en las estaciones alejadas del centro eruptivo, una ligera tendencia descendente en la componente vertical. Las estaciones cercanas muestran pulsos posiblemente relacionados con la dinámica eruptiva.

La estimación de la tasa de emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera continúa registrando valores relativamente altos y acordes al proceso eruptivo, alcanzando valores de 8700 toneladas diarias. En el penacho volcánico, la relación entre el dióxido de carbono y el dióxido de azufre (CO2/SO2) refleja que el origen del gas procede de un sistema magmático profundo, rico en volátiles, lo cual es coherente con los observables geofísicos.

En el día de ayer se midieron los mayores valores de SO2 hasta la fecha, lo que ha supuesto que se superen los umbrales diarios de 125 µg/m³ en las estaciones de Tazacorte y Los Llanos. En la estación de Tazacorte, el promedio diario fue de 219 µg/m³ y se superaron tres umbrales horarios de 350 µg/m³ entre las 7:00 y las 10:00. Desde ese máximo fueron descendiendo los valores, pero siempre situándose por encima de los 100 µg/m³.

En la estación de Los Llanos se produjeron dos superaciones de los umbrales horarios, entre las 14:00 y las 16:00 y la superación del umbral diario con un promedio de 198 µg/m³.

No se han observado valores altos de sulfuro de Hidrógeno (SH2) en ninguna de las dos estaciones.

Respecto al resto de estaciones ubicadas en la isla, se han medido valores puntualmente altos en la estación de El Paso, que no han supuesto una superación de los umbrales legales. En las estaciones de Las Balsas (Los Sauces), El Pilar y la Grama (Santa Cruz de La Palma), los valores han sido bajos. Respecto a las partículas menores de 10 micras (PM10), en el día de ayer se observó una ligera disminución inicial de las concentraciones generales respecto a días anteriores que posteriormente fueron en aumento, provocando la superación los umbrales diarios en las estaciones de El Pilar y de La Grama. Actualmente se observa un aumento de los valores de partículas en la estación de Los Llanos. Los valores siguen siendo relativamente altos por lo que se sigue recomendando continuar con las precauciones indicadas hasta el momento.

El penacho marino generado por el encuentro de la lava con el mar no debe subestimarse, pero tampoco debe causar alarma. Se sugiere prestar mucha atención al pronóstico del viento para la monitorización de los posibles cambios de dirección del penacho y actuar en consecuencia. Los servicios de emergencia que trabajen a menos de un km del delta deberían usar gafas y máscaras de gas. También se recomienda el lavado de los ojos después de cualquier exposición, ya que los síntomas, a menudo, no se perciben hasta más tarde.

Estos penachos marinos se pueden percibir hasta varios kilómetros de distancia de la fuente, aunque más diluidos. Si el penacho marino llegara a núcleos poblacionales, sería muy beneficioso permanecer en el interior de las viviendas siempre que sea posible y cerrar todas las puertas y ventanas. Creemos que se puede lograr una gestión cuidadosa de la exposición al penacho marino, en lugar de la necesidad de ampliar la zona de exclusión. Aquellas personas con sistemas respiratorios debilitados (por ejemplo, asmáticos), deben prestar mucha atención a los pronósticos del penacho, ya que son más vulnerables a concentraciones más bajas.

Para evitar la posible afección de estos hechos a la seguridad de la navegación de embarcaciones científicas que realizan labores científicas en esta área, se recomienda mantener una distancia de al menos 500 m.

Ante los grandes espesores de colada de lava observados en algunos puntos, se pueden producir colapsos de su frente que, en zonas de mayor pendiente, pueden conllevar la formación de grandes fragmentos de colada, que pueden desprenderse del frente de la colada y que de forma repentina alcanzando distancias de varios metros desde el frente de colada, dependiendo de la topografía. También en zonas de gran pendiente, se puede producir pequeños flujos piroclásticos. Se recomienda un radio de exclusión de 2.5 km en torno a los centros de emisión para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición a los gases. También se recomienda no aproximarse a las coladas de lava por el riesgo de exponerse a los gases emitidos, posibles desprendimientos y las altas temperaturas. Es posible que algunas detonaciones violentas puedan producir rotura del vidrio de las ventanas, hasta un radio de 5 km desde el cono. Por lo tanto, en caso de intensificación de la actividad explosiva, se recomienda alejarse de las ventanas”.

Los ríos de lava, a vista de dron
Localización del nuevo brazo de lava
Evolución de las coladas de lava según el satélite Copernicus UE

 

Fotos: cedidas

Anterior

La lava impide ver el valle desde la recta de Las Manchas

Siguiente

Nuevo buque de investigación pesquera para Islandia

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *