De la mar y los barcosDestacado

El viaje de Noelia Afonso, Miss Europa 1970, a Venezuela

Manuel Marrero Álvarez, que desempeñó durante años el cargo de delegado regional de Compañía Trasatlántica Española y es el autor del libro “Trasatlántica y la emigración canaria a América”, dedica un capítulo del mismo al viaje que hizo la flamante Miss Europa 1970, Noelia Afonso Cabrera, a bordo del trasatlántico “Montserrat”, a finales del mes de julio de 1971.

Forjada, desde entonces, una entrañable amistad entre ellos, a raíz de la publicación de este interesante libro, Manuel Marrero Álvarez quiso obsequiar a la familia Puig-Afonso con unos ejemplares del mismo, lo cual se llevó a cabo en febrero de 2010 en un emotivo y gratísimo encuentro celebrado en Playa de las Américas, convirtiéndose la ocasión, además,  en una evocación cariñosa de aquel viaje.

El citado capítulo, que aquí reproducimos, dice lo siguiente:

“Corría el año 1971, cuando el 26 de julio, a las ocho de la noche, sale de la bahía santacrucera la turbonave ‘Montserrat’ con destino a Puerto España (Trinidad), Kingston (Jamaica), La Guaira (Venezuela) y Curazao (Antillas Holandesas). El barco iba al mando del capitán Adolfo F. López Merino y en Santa Cruz de Tenerife embarcaron 85 pasajeros, todos destinados a Venezuela.

También lo hizo Miss Europa, la bellísima tinerfeña Noelia Afonso Cabrera, la cual viajaba en compañía de su hermana Margarita, para realizar el viaje redondo Tenerife-Venezuela-Tenerife. Asimismo iba en el buque, su prometido Santiago Puig Serratusell, que meses más tarde iba a convertirse en su esposo. La ceremonia de la boda tuvo lugar el 8 de enero de 1972, en la Santa Iglesia Catedral Basílica de Barcelona.

A bordo del Montserrat, todo fue especial en este viaje. Según contaron testigos directos, a las comidas suculentas, tradicionales de la compañía, se prodigaron los espectáculos nocturnos, programas musicales y todo tipo de festejos, de los que fueron protagonistas los pasajeros del buque, que guardaron un recuerdo imborrable de esta travesía. El capitán López Merino, que anteriormente había ejercido labores de sobrecargo en otros barcos de la Trasatlántica, era un consumado experto en este tipo de actos y por ello no extrañó el éxito del viaje.

Además, el buque se encontraba en óptimas condiciones, después de las reparaciones y mejoras a que fue sometido, como consecuencia de una desgraciada aventura en el Atlántico un año antes. Fue un excelente reclamo para la Compañía que veía cómo, a pesar del tiempo transcurrido y de la nueva y mejor imagen, los emigrantes y pasajeros en general evitaban viajar en este barco, pensando todavía que los contratiempos eran sus inseparables aliados.

Pero a partir de este viaje todo cambió. El número de pasajeros aumentó en el ‘Montserrat’ y ya no había tanta diferencia con su hermano el ‘Begoña’, que arrasaba en el tráfico de Venezuela. Dio mucha tranquilidad y seguridad al pasaje ver que Miss Europa 1970, eligió este barco cuando muy bien pudo haber escogido otro de esta u otra compañía, porque, con toda seguridad, ofertas no le faltaban.

El regreso se produjo el 24 de agosto, prácticamente un mes después y al desembarcar en Santa Cruz de Tenerife, mientras bajaba por la escala del buque, la bella y encantadora Noelia daba muestras de radiante felicidad por lo placentero del viaje y las múltiples atenciones recibidas a bordo.

Contrastó la alegría, simpatía y belleza que nuestra Miss Europa paseó por el Montserrat, con la tristeza que se respiraba en el momento de la salida sin su presencia a bordo. El buque zarpó el día 25 del citado agosto a las siete de la mañana, con destino a Lisboa, Vigo y Southampton”.

Noelia Afonso, bella y radiante, entre Manuel Marrero Álvarez y el primer oficial del trasatlántico «Montserrat»
Así era el trasatlántico «Montserrat» cuando Noelia Afonso viajó a Venezuela
De izq. a dcha: Juan Carlos Díaz Lorenzo, Noelia Afonso Cabrera, Manuel Marrero Álvrez y Santiago Puig Serratusell

Fotos: Manuel Marrero Álvarez y Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior

Finlandia estudia el avión eléctrico para vuelos en Laponia

Siguiente

Navantia muestra interés por la eólica offshore en Granadilla

2 Comentarios

  1. Pep
    14 febrero, 2022 at 10:45 am — Responder

    Capitán Adolfo López Merino, que ingresó en Trasmediterránea con la adquisición de los buques Virginia de Churruca y Satrústegui, navegó en el renombrado Isla de Formentera, y sacó de UNL al canguro Ciudad de Badajoz y al cual tuve una gran amistad y colaboración casi hasta su fallecimiento, una gran persona.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *