El mundo de la aviación

El único avión Antonov An-22 comercial sobrevuela Madrid

Como bien dice Antonio Camarasa, autor de la imagen que acompaña, el avión Antonov An-22 es el mayor avión de propulsión turbohélice del mundo, con la curiosidad de que cada uno de sus cuatro motores tiene un par de hélices contrarrotarias. Esta semana, el único de ellos que permanece en servicio comercial (matrícula UR-09307), propiedad de Antonov Airlines, ha hecho dos escalas en la base aérea de Torrejón de Ardoz, Madrid, y en la foto lo vemos en fase de ascenso de regreso a Ucrania.

Es un avión de origen soviético, producido por el fabricante aeronáutico Antonov y realizó su primer vuelo el 27 de febrero de 1965. En  ese mismo año fue presentado en la feria París Air Show y se trataba, entonces, del mayor del mundo, condición que mantendría hasta la aparición de los nuevos aviones C-5 Galaxy y Antonov An-124.

El avión que vemos en la imagen sigue en servicio 45 años después de su estreno. En total se fabricaron 68 unidades entre 1965 y 1975, destinados en su mayor parte a la Fuerza Aérea de la URSS y otros volaron en tiempos de Aeroflot, que fue la aerolínea comercial mayor del mundo.

Con un peso máximo al despegue de 250 toneladas, está propulsado por cuatro motores turbohélices Kuznetsov NK-12MA, con una potencia de 15.207 caballos cada uno, que le permite mantener una velocidad de crucero de 640 kilómetros y una autonomía de 10.950 kilómetros con una carga de 45 toneladas.

Foto: Antonio Camarasa

Anterior artículo

El ferry “Volcán de Tinamar”, punto de partida de TaPalma 2019

Siguiente artículo

Maritta Kettunen, la satisfacción del deber cumplido