De la mar y los barcosDestacado

El triste final del histórico correíllo “León y Castillo”

En 1979, el buque “León y Castillo” estaba pendiente de una serie de obras de importancia en el caso de que se decidiera que continuara en servicio. Sin embargo, la dirección de Compañía Trasmediterránea, considerando el resultado antieconómico de su explotación y la avanzada edad del correíllo, que entonces contaba 67 años de vida marinera, el consejo de administración tomó la decisión de darle de baja y ponerlo en venta. El 31 de octubre del citado año se solicitó la preceptiva autorización a la Dirección General de la Marina Mercante y fue concedida el 22 de noviembre del citado año, por lo que causó baja en el contrato de los servicios de comunicación marítimas de interés nacional.

El buque “León y Castillo” quedó amarrado en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria y en varias ocasiones cambió de atraque. El 13 de octubre de 1981, situado en la dársena exterior abarloado al buque congelador “Vigo”, se declaró un incendio a bordo de éste que provocó su hundimiento y arrastró consigo al histórico correíllo, debido a que un pescante del buque “Vigo” se trabó del puente del “León y Castillo”, ocasionándole una escora sobre la banda de estribor, de modo que el agua entró a raudales por los portillos abiertos.

Cuando se intentó cortar los cabos ya era tarde porque había entrado gran cantidad de agua y terminó por hundirse tumbado sobre la banda de estribor. Tiempo después fue vendido al industrial Martín Juan Arkey para que procediera a su desguace, lo que se llevó a cabo en el citado puerto.

Foto: vía Jerónimo Rodríguez Rosales

Anterior artículo

El rolón “Miramar Express”, fletado cuatro meses a Cotunav

Siguiente artículo

Armas Trasmediterránea estrena el ferry “Villa de Teror”