De la mar y los barcosDestacado

El triste final del buque “Consulado de Bilbao” (1975-1983)

Después de 47 años de vida marinera enarbolando el gallardete de Compañía Trasmediterránea, la Asociación Vizcaína de Capitanes de la Marina Mercante adquirió en 1975 el buque “Ciudad de Ceuta”, que fue remodelado para sede social de la citada entidad corporativa. Renombrado “Consulado de Bilbao” –aunque su nombre oficial era “Consulado de Bilbao Número Uno”– se inscribió en la matrícula naval de Bilbao y quedó amarrado en el muelle de Uribitarte, en la ría del Nervión, muy cerca del Ayuntamiento de Bilbao.

Por espacio de ocho años, el histórico buque formó parte del paisaje marítimo de Bilbao, a modo de emblema y ejemplo de una decisión poco frecuente en nuestro país, en el que la actividad de la citada asociación profesional permitía la conservación y reutilización de un barco que era un interesante ejemplo de otra época de la construcción naval en España, ya que había sido el primero, como tal, construido en el astillero Unión Naval de Levante.

Sin embargo, durante los días 26 y 27 de agosto de 1983, una gota fría ocasionó fuertes lluvias torrenciales que descargaron con violencia sobre Bilbao y provocaron una crecida del río Nervión y una gran riada que causó daños importantes. El crecimiento de las aguas provocó que el buque “Consulado de Bilbao” flotara por encima del cantil del muelle y, a consecuencia de los daños producidos, acabó hundiéndose parcialmente.

Al entonces recién estrenado alcalde de Bilbao y capitán José Luis Robles Canibe (1927-2007), fundador de la Asociación Vizcaína de Capitanes de la Marina Mercante, le tocó presenciar desde el despacho de la alcaldía el triste final del buque “Consulado de Bilbao” y las gestiones posteriores que condujeron a su desguace. Una de sus anclas fue donada en 1990 al Museo de Anclas Phlippe Costeau, situado en Salinas, Asturias, donde se encuentra expuesta como testimonio de la vida marinera de este buque.

Lamentable estado en el que quedó el buque tras la riada de Bilbao
Lamentable estado en el que quedó el buque tras la riada de Bilbao

Fotos: vía Julián Antonio García y Javier Mazpule (archivo Laureano García Fuentes)

Anterior artículo

El vapor “Suomi”, una joya de 1906 en aguas de Finlandia

Siguiente artículo

El nuevo catamarán de Balearia toma forma en Astilleros Armón