El mundo de la aviación

El trágico accidente de Los Rodeos, 42 años después

Se cumplen hoy 42 años de la tragedia del aeropuerto de Los Rodeos, resultado del choque de dos aviones Boeing B-747, en el que perdieron la vida 583 personas. Como es conocido, se trata del accidente aéreo con mayor número de víctimas de la historia de la aviación. Sucedió en la tarde del domingo 27 de marzo de 1977. Tenerife dio aquel día y los siguientes una de sus grandes muestras de solidaridad.

Quien suscribe iniciaba entonces su andadura en el mundo del periodismo y en la redacción de “Hoja del Lunes”, dirigida por José Alberto Santana “Altober” y que se editaba en la sede del periódico “La Tarde”, llegó la noticia de que algo grave había ocurrido en el aeropuerto de Los Rodeos. El fotógrafo Pedro González y quien escribe salimos disparados a bordo de un Seat 124 y a nuestra llegada nos encontramos un espectáculo dantesco.

Aquel día había explotado una bomba en torno a las 13,15 h en el aeropuerto de Gran Canaria, cuya autoría se relacionó con el MPAIAC de Antonio Cubillo. Una segunda amenaza obligó al cierre del aeropuerto, por lo que varios aviones fueron desviados a Tenerife Norte, entre ellos los “Jumbos” de KLM (PH-BUF) y Pan Am (N736PA).

La estancia se prolongó hasta las 17 h, rodando por la pista principal primero el avión holandés, seguido del avión norteamericano. Había aparecido en la escena un factor determinante: una densa niebla, tan frecuente en el aeropuerto de Los Rodeos, que impidió la visibilidad desde la torre de control y la zona en la que se encontraban maniobrando las aeronaves.

De la investigación realizada, se sabe que el avión de KLM emprendió la carrera de despegue sin el permiso de la torre de control y cuando el avión de Pan Am aún no había concluido el desvío por una calle lateral en la pista por la que ambos circulaban en sentido contrario, de modo que los pilotos del primero de ellos no pudieron ver al segundo y se estima que advirtieron su presencia ocho segundos y medio antes del impacto, cuando ya era inevitable, ocurrido a las  17:06:50 UTC.

Todos los ocupantes del avión de KLM fallecieron (234 pasajeros y 14 tripulantes), mientras que en el avión de Pan Am hubo 61 supervivientes, entre los 378 pasajeros y 16 tripulantes y entre ellos el copiloto Robert Bragg, a quien conocimos en marzo de 2007 durante su estancia en Tenerife, con motivo del treinta aniversario de la tragedia, ocasión en la que se levantó un monumento conmemorativo en la Mesa Mota. Falleció en 2017.

Foto: archivo Miguel Bravo

Anterior artículo

Estreno del buque LNG “Castillo de Caldelas” en Reganosa

Siguiente artículo

Wow Air quiebra